Tiempo de comunicaciones rotas

Tiempo de comunicaciones rotas

viernes, 24 de junio de 2011

RESACÓN 2 ¡AHORA EN TAILANDIA!: UNA REPETICIÓN DE LA JUGADA A PEOR.



Cuando algo funciona no lo toques, y ese axioma es el que han llevado a la práctica hasta sus últimas consecuencias el equipo al completo de la segunda entrega de aquella fresca y singular Resacón en Las Vegas, y que si tan sólo nos atenemos a los resultados de taquilla en los EE.UU. (a fin y a la postre es lo único que le interesa a la industria del cine) han vuelto a dar en el clavo, lo que nos lleva a plantearnos la escasa capacidad de exigencia de un público dominado y perdido por la falta de originalidad, que ya se traga todo lo que le echen, y que a su vez, da por bueno aquello que a pesar de repetirse hasta la extenuación no nos hace replantearnos las ideas preconcebidas que tenemos antes de entrar a una sala de cine. Porque no nos engañemos, ese es el resultado final de esta fallida Resacón 2, donde lo único que cambia es el lugar donde se desarrolla la acción, pero el resto del paquete es igual al anterior, por más que sus guionistas Scot Amstrong y Craig Mazin acompañados del director y productor Todd Philips hayan tratado de hilvanar una historia donde se denota el esfuerzo que han hecho a la hora de presentarnos un sinfín de pistas que nos van llevando al desenlace final de esta película, de la que podemos decir en su contra, que ya sabíamos cómo acabaría antes de empezar, pues hasta el spoiler (álbum de fotos en los créditos) es una copia de la anterior entrega, y que en este caso también, se muestra como lo mejor de la película.

Resacón 2 no pasa de ser un ensayo para que se luzca Alan (Zach Galifanankis) con sus dotes de humor cutre y escatológico, adornado de una falta de inteligencia que en ocasiones se torna en ternura con destellos de buen cine, como es la escena de la despedida entre él y el mono. Un elenco que se completa con el guaperas Bradley Cooper en su papel de Phil (aunque en esta ocasión no resulta tan convincente), como tampoco lo es Ed Helms (Stu) a pesar de sus esfuerzos por aparentar un desquiciamiento existencial que al no ser el primero, ya no es igual, por mucho que te juegues la vida en ello. En este sentido, Todd Philips no ha querido quedarse atrás y se hace presente una vez más con esa realización a base de rápidas nubes y movimientos desenfrenados, pero que en esta ocasión no son ni tan resolutivos ni tan impactantes con respecto a su simbiosis con la parte más narrativa de la película.

Lo que todo unido, nos lleva a plantearnos, a nosotros sí, que es una pena, porque esta vez la industria del cine, ha perdido la oportunidad de demostrarnos que dentro de ella hay gente con mucho talento que es capaz de ofrecernos algo diferente, porque lo malo de este Resacón 2 ¡Ahora en Tailandia! es que no deja de ser una repetición de la jugada a peor.






Reseña de Ángel Silvelo Gabriel

No hay comentarios: