Tiempo de comunicaciones rotas

Tiempo de comunicaciones rotas

jueves, 29 de octubre de 2009

LOS RELATOS EN OTOÑO, EN OTOÑO



Cada vez que entro en el localizador que tengo colgado en el blog para ver qué es lo que más os interesa, mi mayor sorpresa es comprobar que este microrrelato es uno de los post más seguidos, y que como ya dije en su primera entrada, nació después de terminar de escribir mi segunda novela que lleva por título Estaciones, y cuya secuela final es el famoso microrrelato El final de los relatos en invierno (que también se encuentra colgado en el blog), lo que me lleva a jugar a imaginar qué es lo que os lleva a buscar el otoño (imágenes, sensaciones, recuerdos...). Pues eso, que me hago partícipe de todas ellas, y mi imaginación intenta ubicarse allí desde donde buscáis las referencias del otoño (España, Europa, Sudamérica, Norteamérica, Asia...), y las secuelas de la sabiduría de los reflejos dorados que esta estación lleva impregnadas en sí misma. De ahí, que me permita la libertad de volver a colgarlo y dejarlo en primera fila unos días para que os sea más fácil leerlo, precisamente en otoño, que al menos aquí en Madrid (España), está siendo muy templado y cargado de imágenes con flores en el suelo y cosas así.
LOS RELATOS EN OTOÑO
Los relatos en otoño se encuentran atrapados por los recuerdos del verano. Intentan poseer los últimos atardeceres plenos de luz y los felices momentos que engendran. Si nos parásemos a mirarlos, veríamos que se asemejan a las hojas que yacen en el suelo y que desprenden reflejos dorados cuando la última luz de la tarde trata de iluminarlas. No nos damos cuenta, pero sus destellos están llenos de sabiduría.

Los relatos en otoño buscan certezas en las que ampararse, y así, sentirse seguros ante la próxima ausencia de vida. Lo malo de encontrar es que hay que seguir buscando. Ellos lo saben muy bien, y por eso anidan en nuestros recuerdos y se nos acercan cuando creemos que ya no nos pertenecen. Vienen, se detienen y se van, dejándonos huérfanos de pasión.

Los relatos en otoño engendran encuentros huidizos y contactos aletargados. Dentro de ellos, nuestros deseos apenas se entrecruzan y huyen en busca de algo más verdadero y consistente. Sin embargo, no caen en el desaliento y siguen buscándonos. Se empeñan en apoderarse de nuestro recuerdo más íntimo, le acunan para que no se sienta solo y perdido; son tan generosos que le nutren de esperanza.


Los relatos en otoño expresan deseos que se harán realidad. Aletean sobre nuestras vidas de una forma caprichosa; son como una espiral en el camino que siempre terminan en un invierno frío, autoritario y desolador.


(Microrrelato Los Relatos en Otoño, de Ángel Silvelo).

PREMIOS 20BLOGS 2009



El otro día, brujuleando por internet, vi los premios que en su cuarta edición convoca el diario gratuito 20 MINUTOS. Para mi sorpresa, vi que el blog más votado era uno con el nombre Lo que me toca los cojones, que a primera vista parece un foro de españoles cabreados o algo así, pero una vez leído un artículo sobre el aborto que el susodicho bloguero había colgado en él, pude comprobar, ya sin tanta sorpresa, que no era tanto el cabreo del autor y que muchos de sus seguidores son el tipo de personas que siempre necesitan cobijarse en alguien para hacer opinión de algo o identificarse con ideas que no son capaces de expresar.

A colación del susodicho premio, este blog nos sirvió de tertulia de café a los compañeros del trabajo que en algún sentido también expresan esa forma tan española de crisis existencial que se resume en estar hasta los cojones de todo, y para empezar de uno mismo, y como no teníamos otra cosa que hacer, nos pusimos a inventar sobre la marcha títulos con los que nombrar a un posible blog. Estas fueron algunas de las opciones:

- Los lunes al sol y los martes me toco los cojones.
- Abolir las inquietudes.
- ¿Por qué soy un cero a la izquierda?.
- Abismo súbito.
- ¡A la mierda!
- Cago en todos los...

Y a partir de ahí, fueron desvariando hacia lo soez y políticamente incorrecto, por lo que no lo transcribo aquí.

Al final, el primer premio fue para Oloblogger, y pude comprobar que el blog literario Deprisa, deprisa quedó ganador de su categoría y entre los más votados. Como no podría ser de otra manera (como dice el refrán la curiosidad mató al gato) entré en él. Me parece una estupenda experiencia literaria, donde un grupo de escritores, y supongo amigos, nos vuelcan sus creaciones en forma de microrrelatos, con una gran amalgama de temas, imágenes y soluciones a las situaciones que nos plantean, amén de tener un diseño muy atractivo y literario. De tal forma, que como podréis comprobar, lo he añadido a lista de los blosgs que sigo.

Pero mi sorpresa al visionar las fotos de la fiesta de los premios no acabó ahí, ya que entre las personas que entregaron las estatuillas a los ganadores, pude ver a Adrián, mi antiguo aunque joven profesor de Historia de COU en la Academia Aries, y que al parecer forma parte del equipo de 20 MINUTOS.

Lo dicho, mi más sincera enhorabunea a todos los premiados, cabreados o no, y a 20 MINUTOS por fomentar la creación en todas sus facetas blogueras.

martes, 20 de octubre de 2009

ESOS PREMIOS, LOS PREMIOS, EL PREMIO...



Veo para mi sorpresa, la gran cantidad de críticas que entre los blogueros, ha suscitado la concesión del Premio Planeta en la escritora Ángeles Caso. Después de leer los post y los comentarios que suscitan los premios en general, se palpa un cierto ambiente de frustración y envidia por no ser uno de los agraciados finalistas, pero como le decía Dios al del chiste, si quieres que te toque la lotería hijo mío, por favor compra por lo menos un décimo.

Digo ésto, porque a esta alturas, yo creo que todo el mundo sabe que este premio en concreto se hace por encargo, y que una vez más este año, se ha jugado al despiste cuando han proporcionado los nombres de los finalistas y posibles ganadores. Pero como ya dije en otra entrada, el Planeta es el premio mejor pagado, el más vendido, pero también el menos leído de todos los grandes premios literarios planetarios. Como regalo de Navidad, nos llega en un hermoso envoltorio con lazo incluido, pero de ahí pasa sin dilación a la estantería más próxima, y si se me apura, en algunas ocasiones acaba como opción para un segundo regalo.

Por todo ello, leo con interés el artículo de Ignacio Echeverría en el El Cultural del Mundo, que hace referencia a este tema, y que muy acertadamente, nos pone dos ejemplos sobre el mundillo de los premios, nada despreciables (véase la referencia al cuento de Roberto Bolaño "Sensini" que aborda este tema, y al libro titulado Los premios de Thomas Bernhard).

También me parecen muy acertadas las apreciaciones que realiza respecto de los infinitos premios oficiales de ayuntamientos, diputaciones e institutos, que sirven de base para que muchos de nosotros (escritores aficionados) podamos ir aprendiendo, este otrora noble oficio de escribir, y que sin duda cumplen una función de trampolín, pero también de escape a multitud de inquietudes y aficiones, y que yo creo que deberíamos de tomarnos como un sano ejercicio de las posibilidades literarias de cada uno.

Luego, y en el otro lado, se encuentran los grandes premios, que se convocan para lanzar prometedoras carreras en algunos casos, y afianzar cuando no apabullar, con la novela de turno, a los crédulos e inocentes lectores. Pero el mundo del libro, no nos engañemos, es en buena parte una industria, y como tal, intenta retroalimentarse y publicitarse. Nada me produce más tristeza, que ver en cualquier parte de la ciudad, el campo, la playa, la oficina, etc, devorar a un infinito número de personas la saga de turno, y acrecentar así, el número de lectores que nunca van a poder disfrutar de la literatura de verdad, porque eso que leen, sí es literatura que duda cabe, pero de entretenimiento, como cuando vas a ver a Steven Seagal al cine y crees que es una obra de arte del celuloide, o cuando te comes un jamón serrano pensando que es el mejor del mundo sin tener conciencia de que existe el ibérico de bellota. Es verdad, en el mundo que vivimos, todo tiene que ir rápido, consumirse deprisa y en grandes proporciones, y así, todo el mundo queda contento.

Yo, por mi parte, entiendo la literatura de otra forma. Para mí es una forma de aprendizaje, de entender la vida, de escribir desde las entrañas con la mejor intención de conmover, y que una vez terminada la novela haya aprendido algo nuevo. Quizá sea una visión demasiado romántica, pero todavía creo que otra literatura es posible.

lunes, 19 de octubre de 2009

RODAMOS, LA GIRA DE SECOND



Por fin tengo entre mis manos el nuevo cd de Second, Fracciones de un segundo. Parece increíble pero es así, o te gustan los grupos más convencionales, o sino lo llevas claro para conseguir la música de tus grupos favoritos si no es pirateándola de internet. En este caso, yo la he conseguido gracias a internet, pero por medio de unos grandes almacenes y sin recargo de suplemento. La verdad, es que no sé en lo que están pensando los de su compañía de discos, porque están perdiendo un gran número de ventas.
En anteriores post, ya he hecho mención a este grupo que yo desconocía, pero que tienen un gran premio internacional tras de sí: GBOB Awards (y su posterior gira por Inglaterra, algo que muy pocos artistas españoles pueden decir). Pero ahora, la buena noticia es que ya están disponibles las entradas de su gira Rodamos en sitios como la FNAC, Atrápalo y Ticketmarket (para obtener una información completa de fechas y lugares visitar su página web). Estamos de suerte, porque van a recorrer casi toda la geografía nacional y vamos a tener la oportunidad de verlos en directo (ya colgaré el post de la actuación). Yo lo haré en Madrid, el próximo 19 de noviembre (esa misma semana, el día 16, asistiré al concierto de Depeche Mode en el Palacio de los Deportes de Madrid) en la mítica Sala El Sol, que para mí será como volver a rememorar los míticos conciertos de la Sala Universal (ya presente en mi primera novela Fragmentos) y que en aquella época se convirtió en mi particular auditorio de los pasos perdidos.
También aprovecho, para divulgar que han sido seleccionados para optar a Los Premios 40 Principales en la categoría de Mejor Grupo Nuevo (je, je, je, llevan desde 1997 haciendo buenas canciones) y también optan a la de Mejor Videoclip, lo que por cierto no me extraña, pues gracias a Jaume DelaIguana se han currado un buen videoclip, para el que han contado con la presencia de las alumnas de una escuela de modelos de Murcia, y que junto a los integrantes del grupo, protagonizan una historia sencilla con una sugerente sucesión de imágenes, acordes con el título de su primer single "Rincón exquisito".

La verdad es que merece la pena entrar en su blog, e impregnarte de su sencillez y naturalidad a la hora de contarnos pequeños retazos de su vida musical. En él, nos enteramos de su gira invernal por Argentina, o de su presencia en multitud de festivales indies de toda España.

Pero lo más importante, es su música. Pilotada por unas limpias guitarras, y capitaneada por la gran voz de José Ángel Frutos. Además, para mí ha sido una agradable sorpresa descubrir su gran capacidad para crear ambientes en algunos de sus temas. Es verdad que todavía están muy lejos de The Cure y sus composiciones atmosféricas, pero en este caso, se nota que son uno de sus grupos favoritos. Aunque ahí acaban sus similtudes, dado que sus músicas son muy diferentes, aunque ambas, bajo el gran palio de la música pop.

Aquí os dejo la letra de una de sus canciones a la espera de su concierto en directo:
Letra de Rodamos
Si además de escuchar estuviera más atento
Si además de aprender me moviera como el viento
Ganaría un preciado y valioso tesoro en tiempo
Mandaría lo demás al fondo del vacío
A rodar a rodar...
Rodamos, rodamos y sudamos
Mientras nos queda un soplo de aliento
En nuestros cuerpos
En nuestros besos
En nuestros huesos...oh oh oh oh…
Si a través del cristal puedes ver que me estoy hundiendo
Si además de mirar soy capaz de buscar por dentro
Ganaría un preciado y valioso tesoro en tiempo
Mandaría lo demás al fondo del vacío
A rodar a rodar…
Rodamos, rodamos y sudamos
Mientras nos queda un soplo de aliento
En nuestros cuerpos
En nuestros besos
En nuestros huesos...oh oh oh oh…
En nuestros cuerpos
En nuestros huesos
En nuestros besos
En nuestro sexo
Y volveremos a intentarlo
Y volveremos a probarlo
Y volveremos a entendernos
Volveremos a empezar de cero

SIDONIE: COSTA AZUL.



Las prisas son muy malas compañeras, y en el anterior post del grupo, apenas tuve tiempo de hacer un pequeño retazo del último trabajo de este grupo barcelonés, en el que sólo recogí alguno de los aspectos de su cd "El incendio". De ahí, que para enmendar mi error, escuché de nuevo su anterior Costa Azul, y después de tan agradable entretenimiento, pude constatar que su nuevo álbum se divide perfectamente en dos partes, en donde una inicial, es continuación del sonido de su anterior Costa Azul, un disco lleno de buenas letras con referencias cinematográficas, musicales y literarias que no tienen desperdicio, y donde la voz de Marc Ross en algunas ocasiones parece que se queda en el camino de la última nota a la que no puede llegar, lo que configura una forma personal de interpretar las canciones de su grupo.
Cuando este fin de semana retomé la audición de Costa Azul, mi chica con muy buen criterio, me habló de las reminiscencias literarias que para ella el disco contempla, que no son otras que las de Scott y Zelda Fitzgerald, en composiciones como la propia Costa Azul y Los olvidados, que sin duda reflejan diferentes etapas de sus tormentosas vidas, entremezclas de éxitos rápidos y veloces fracasos a partes iguales. Y también me hace referencia a que la anterior modelo y actual actriz de moda, Blanca Romero, interpreta el videoclip de sus Olvidados.
Que más pedir, canciones pop mezcladas con letras singulares y con ecos literarios.

NEW YORK, I LOVE YOU



Es bien conocida la tradición norteamericana del relato corto, y su larga nómina de autores y publicaciones que dan muestra de ello. Ensalzando un género literario cada día más demandado, y que sin duda, se corresponde con el tipo de vida que se desarrolla en las grandes ciudades, y que tiene su contrapunto, en las vetustas y sólidas novelas negras o históricas que resultan inmanejables para ser disfrutadas en una gran ciudad.

¿Qué es New York, I love you?, sin duda el reflejo de los relatos cortos, o más bien microrrelatos literarios, llevado al mundo del cine. Historias cortas que captan instantes, y que en muchas ocasiones por tanto, no reflejan sino eso, una situación que no tiene por qué poseer un inicio o un final al uso. Imágenes de vidas que a veces se intercalan, y que en otras ocasiones se van sucediendo con un simple movimiento de cámara o un cambio de luz que nos traslada a la nueva historia que a continuación se nos presenta.

Y en medio de todo ello: Nueva York, siempre ensalzándose ante nuestros ojos por encima de las microhistorias que unos y otros nos cuentan, y que en esta ocasión, es la única y verdadera protagonista del story-board de un proyecto multicultural y multiétnico engrendado bajo la excusa del universal sentimiento del amor.
Si a pesar de lo dicho hasta el momento, es difícil pensar que se nos pueden ofrecer nuevas imágenes o retazos de existencia, sobre y en, la capital del mundo, basta comprobar que la infinidad de los ojos que la observan, lo hacen de una forma distinta, personal y única (como la que cada uno posee en su cerebro y en su retina) de ahí, que todavía me parezcan increíbles algunas de las imágenes que se ven en la película.
Mi universo fílmico fragmentado de una forma consciente, creo que se inició con Short Cuts, pero sería un error calificar a esta película de historias cortas que se unen entre sí, pues aunque alguna de ellas si lo hacen, otras no tienen ningún punto de conexión salvo el de la ciudad en la que se desarrollan, y que en esta ocasión, más que un puzzle que se va armando poco a poco con el paso de la película, nos encontramos ante breves retazos de vidas anónimas que van en busca del amor, un sentimiento que no siempre se nos muestra de una forma explícita, sino que más bien se contonea en el perfil de los personajes que nos lo muestran.

De entre todas las historias, sólo resaltaré una (en memoria de Anthony Minghella) donde en un blanco níveo, nos muestran un amor perdido, que además de nostálgico, es un amor en silencio. Un relato con grandes dosis de romaticismo y contemplación, donde sobresalen los primeros planos de su protagonista, que se entremezclan con símbolos y sentimientos de otra época, que quizá, ya casi nadie alberga en una sociedad dominada por las prisas.
Película interesante, para todos aquellos que no pretendan ir al cine en busca de una típica historia convencional.

jueves, 15 de octubre de 2009

SIDONIE: EL INCENDIO.



El nuevo trabajo de este grupo barcelonés, viene anunciado bajo el subtítulo de El disco del amor. En este sentido, y con relación a su anterior trabajo, "El incendio" destila una música más de fiesta, con un fondo de trompetas e instrumentos más propios de grupos habaneros y que tiene resonancias de Gabinete Caligari o Radio Futura cuando intentaron acercar su música, unos a la música cañí y otros a la música cubana. No obstante, el single que da nombre al cd se mantiene en la línea de música pop contundente.
Dicho lo cual, compruebo para mi sorpresa, que su página oficial contiene un comentario acerca de cómo se gestó el mismo, y coincide plenamente con la impresión que me ha dado a mí tras su audición. En ella, nos advierten que se grabó en un estudio donde había muchas botellas de ron, y que se hizo en un ambiente festivo y nocturno, en el que intentaron recuperar el sonido de instrumentos viejos y habaneros, y que junto a la estación que fue grabado (primavera) hicieron de este un proyecto un conjunto de fiesta, amor y ganas de divertirse, todo ello en aras a acercar más su música y sus sentimientos a sus fieles y numeros seguidores (si cabe). Lo que después de este comentario, y al menos por mi parte, han conseguido plenamente.

martes, 6 de octubre de 2009

PREFAB SPROUT, PADDY MACALLON Y SU CAMBIAR EL MUNDO CON LA MÚSICA



Un mapamundi estrellado iluminado por las lejanas luces que recubren las grandes ciudades por la noche, es la imagen escogida por Paddy Mac Allon para presentarnos su nuevo trabajo. En este sentido, creo haber leído u oído hace ya demasiado tiempo, que en su momento estaba ocupado con la edición de una enciclopedia universal sobre la astronomía, afición que de nuevo se vuelve a poner de manifiesto en la portada del disco Andromeda Heigths.

Este simil de luces y estrellas, muy bien nos podría servir para describir sus letras y su música, que parece querer indicarnos lo elevado del artista, más preocupado por un visión general y universal de su composiciones que por su repercusión en el mundo de la música. Si bien es cierto, que tanto alguno de los títulos de las canciones como sus letras, hacen referencia al poder del amor y de la música para intentar cambiar el mundo y ejercen de contrapunto cercano a sus supuestas ambiciones celestiales.

Este álbum, en su momento, era sin duda el peldaño que faltaba para completar el espacio que había entre Jordan: The Comeback y Andromeda Heights, pero que sin duda la actualización y el brillo que le han sacado a las canciones y al sonido en este nuevo disco lo hacen totalmente actual, tanto en su concepción musical como artística.

Uno de los matices que más me llaman la atención de él, es la fuerza en la voz de Paddy y la contundencia de su música, con pianos que suenan apoteósicos, y melodías que harían temblar al prototipo de grupos anglosajones con cantante y piano al frente.
El cd se abre con Let there be music, el single que nos colgaron en su págna web y que tiene un inicio a modo de hip hop, pero que sin embargo luego cambia. Ride es una canción contundente y que convence nada nás escuchar los primeros acordes y que desde aquí apuesto a que será un nuevo single. I love music es un guiño a la música de cabaret, pasada por el tamiz de un artista pop y así sucesivamente. Let's change the world with music es un cd lleno de grandes y buenas canciones, con baladas absolutamente redondas como Falling in love, y una pequeña obra maestra a modo de cierre del disco que se titula Angel of love y que como ya es costumbre en el espacio musical de Fragmentos os cuelgo su letra, pero que recomiendo que si podéis no dejéis de escucharla, porque merece mucho la pena.


Letra de la canción Angel of love
Spread your golden wings
and take me close to the divine.
Be mine.
Spread your golden wings,
and lift me up onto cloud nine.
Be mine.
Spread your golden wings, be mine.


Almost like Romeo and Juliet lovers the day we met.
One day I'll lose you, to that I'm resigned.
Till then, angel...Angel of love, ohAngel of love, be mine.
Almost like Romeo and Juliet, see how the stage is set.
Poison or dagger? Read the last line.
Till then, angel...Angel of love, ohAngel of love, be mine.
Angel of love, angel of love.
Till then, angel... (angel of love)Angel of love, be mine.
Spread your golden wingsand take me close to the divine.
Be mine.
Spread your golden wings,
and lift me up onto cloud nine.
Be mine. Spread your golden wings, be mine.
Almost like Romeo and Juliet
-almost, not quite, not yet.
Death waits to claim usand frame us in pine.
Till then, angel...Angel of love,
oh Angel of love, be mine.
Angel of love, angel of love.
Till then, angel...Angel of love, be mine.
Angel of love.
A modo de cierre, comentar que el Sr. MacAllon se explaya acerca de lo que él entiende qué es, y qué significa este trabajo, y lo hace a modo de una larga declaración titulada Yawning caves of blue, donde nos confiesa que cuando él era joven, allá por el año 1976, encontró un artículo de Tom Nolan en la revista Rolling Stone acerca de Smile y del que se quedó enamorado. También nos confiesa que en ese momento no fue consciente de la influencia que ese artículo ha tenido en su vida y su música. Smile es el título de un álbum de los archiconocidos Beach Boys y su líder Brian Wilson.

lunes, 5 de octubre de 2009

EL COME EXPEDIENTES

Las denuncias van en globo y surcan campos repletos de presuntos malhechores que vendimian litigios, jueces y abogados. Hay que tener en cuenta que desde una cierta altura las cosas se ven diferentes, el mal es menos mal, y el bien apenas se aprecia. Con un simple golpe de teclado, comienzan a llover expedientes con historias repletas de miserias humanas, hasta que un proyectil aparece por la parte derecha de la pantalla e impacta de pleno en mi come expedientes. El justiciero volador pierde altura y yo intento salvarle bañando prados y huertos con todos los legajos que puedo. Cuando todo está perdido, oigo la puerta del despacho de mi jefe, y antes de que sea consciente de donde van a parar los recursos del juzgado, pulso Ctrl+Alt+Supr y abandono mi destructor de malas conciencias. Como decía mi abuelo, hay que esperar a que escampe para volver a la vendimia.

Microrrelato presentado al II Concurso de Microrrelatos abogados.es