Tiempo de comunicaciones rotas

Tiempo de comunicaciones rotas

martes, 28 de agosto de 2012

SALA & THE STRANGE SOUNDS COMIENZA SU GIRA EN EL LEMON POP

El grupo Sala & the Strange Sounds esta a punto de comenzar su gira en la que presentara su disco "It's Alive" por varias ciudades españolas. La primera, el festival Lemon Pop el proximo 07 de Septiembre en Murcia.

La multiculturalidad de Sala & the Strange Sounds, no se queda solamente en un mero registro de nacionalidades y residencias, sino que también se traslada a su música, que no conoce ni de fronteras ni ritmos. It’s alive!! es pura dinamita mezclada con el ímpetu y la savia nueva de Sala Elassir y sus compañeros de aventuras, que alborozados, marchan sobre la métrica de la historia de la música de una forma desenfada. De hecho, la energía de sus directos unida al gusto de sus seguidores, son las vitaminas con las que han alimentado a este It’s alive!!, que como un músculo fibroso, rebosa vitalidad por sus cuatro costados. La canción con la que se abre el disco, No way, es un buen ejemplo de lo antedicho, porque la sintonía del brit pop más descarado y rítmico se apodera de nuestros oídos y nuestros pies de una forma casi automática, y que en Margot se vuelve en redención; una cualidad con la que cuenta el pequeño adelanto (en forma de vídeo), de la canción, porque en unas pocas imágenes, promete ser una progresiva e incandescente bola de fuego en todos los sentidos. Algo que tampoco le falta a Oh Vivianne, con un estribillo que ya se te queda en la primera audición.

Count me out es una vuelta de tuerca más, si cabe, a ese frenesí sonoro del que se hacen acompañar antes de visitar los preludios de un sonido garaje que en Flip a coin y Creature creature son un delirio de ritmo y notas que saltan sobre las manos de sus compositores, y que van a parar hacia la balada del disco, Drunk as a shunk, puro folk norteamericano bajo las consignas del dios Bob Dylan, que además, tiene la insignia de las canciones que entran a la primera sin necesidad de forzar nada. En ese estado natural y espontáneo surge Let me down, que intenta recuperar el brit pop más descarado, pero esta vez bajo la influencia folk que ya estaba presente en la canción anterior, y en el que parecen estar muy cómodos Sala & the Strange Sounds. Aunque sin dejarnos llevar a por falsos espejismos, en Tonight recuperan las guitarras puntiagudas del rock garage más clásico, pero algo menos incisivas que en anteriores temas; justo lo necesario para desembocar en la música de fiesta cercana al reggae de Stay for a while, donde nadie se puede quedar sin bailar.

Danny boy es psicodelia sin aditamentos, sólo tamizada por el filtro de los Sala & the Strange Sounds, que como un barca que surca el río contracorriente nos lleva a la auténtica maravilla del disco, Affectology, que muy bien podrían haber firmado Blur u Oasis, pero que a nosotros nos recuerda a la enigmática y fantástica Here comes the sun de The Beatles, en ese último intento de dejar huella en la historia de la música del grupo de Liverpool en las manos del bueno de George Harrison; una música con una profundidad y un alma propia, que Sala & the Strange Sounds reinventa hasta convertirla en mágica, porque no en vano están atravesando los umbrales del más puro brit pop.

Reseña de Ángel Silvelo Gabriel.

No hay comentarios: