Tiempo de comunicaciones rotas

Tiempo de comunicaciones rotas

lunes, 18 de junio de 2018

LEVANTA LA MIRADA.- MICRORRELATO DE ÁNGEL SILVELO



Abogado del silencio. Sí, tú. Me gustaría mirarte a los ojos, pero ya no formas parte de mis irrefrenables deseos. Ahora quiero atrapar el instante, esa especie de magnitud indefinida sobre la que me abalanzo cada vez que aprieto la pantalla táctil de mi Smartphone mientras me alejo de las cuerdas del cuadrilátero que trazaste a tu alrededor cuando te parapetaste detrás de tus libros de derecho. Ya no soy capaz de soportar tus nulas respuestas envueltas en ese misterio de abogado del silencio con el que me fustigas. Yo te hablaba de amor y tú lo dejabas estar en tus largas sesiones en la Audiencia. Y me harté de esperarte, porque ya sólo quiero atrapar el instante; esa fugaz sincronía entre mente y deseo que, según tus palabras, a ti te invade cuando das por cerrado un caso y, a mí, cuando alguien me recuerda que tú no eres el que me desea. Con la parte trasera de mi conciencia abro tu último correo en el que me dices que levante la mirada: «Levanta la mirada», me dices. «La tecnología es una mera ilusión —me recuerdas— cargada de palabras como narcisismo o adulación», añades. «Levanta la mirada», pienso yo también, porque como tardes mucho en hacerlo no habrá ningún investigador a tu servicio que dé con tus libros de derecho que día tras día voy tirando al contenedor.
Microrrelato de Ángel Silvelo Gabriel

No hay comentarios: