Tiempo de comunicaciones rotas

Tiempo de comunicaciones rotas

domingo, 7 de noviembre de 2010

JULIO DE LA ROSA EXHIBE SU HERIDA UNIVERSAL EN MADRID


Camuflado en el sonido indie español, este compositor, cantante y músico jerezano, presentó ayer en el Neu Club de Madrid su último trabajo, La Herida Universal, un título bajo el que se esconde uno de los axiomas de la vida humana, el amor. La propuesta de Julio de la Rosa es bohemia y canalla unas veces, pero también solitaria e intimista en otras, pues sus amores tienen el estigma de los amores callejeros, aventuras de ida y vuelta que configuran el mapa de la existencia de un gran número de personas, enfermas de eso que ha dado en llamar amor.

El concierto comezó con el tema Tan Amigos (segundo corte de su Herida Universal) y con un Julio de la Rosa esquinado en un lado del escenario para darle una buena parte del protagonismo a la banda que le acompañaba ayer, y que como viejo bucanero, supo elegir a la perfección, pues ha sabido rodearse de grandes músicos en el escenario. Siguió cargando su artillería sonora con el que ha sido el single de este cd, Entre Semana, una canción que se mueve a medio camino entre el pop y la bossanova, y que contiene frases tan contundentes como "el amor no duele tanto, duele si te lo hacen mal", porque esta es otra característica de La Herida Universal, composiciones poéticas de corta duración al servico de la música y no al revés, donde su protagonista, Julio de la Rosa deja muestras muy claras de su fuerza y valía compositiva.

Con La Fecha en la Tapa se hizo acompañar del sonido de un acordeón por parte de uno de los músicos de la banda, lo que le dio un toque de canción francesa condimentada al estilo jerezano, en una magnífica representación de lo que es la fusión de estilos en el mundo de la música, que refrendó con Una Mierda de Canción, un tema a medio camino entre el rap poético y la balada triste popera, con un sorprendente quejido de todos los instrumentos presentes en el escenario. Alcanzando el clímax de la fusión, en esa excelente canción que es Violines en la Noche, una propuesta de las más bailables de la noche, con unos toques jazzísticos que te dejan pegado a su sonido.

El siguiente bloque de la noche comenzó con Hasta que te Hartes, un chillido universal de pop, cargado de grietas como su estribillo: "podíamos quedar todos los martes hasta que te hartes", una canción llena de desafíos, a los que Julio se sobrepone de una manera admirable, convirtiendo el extinto patio de sillas de la Neu Club en una inmensa pista de baile. Tema al que siguió Sexy, Sexy, Sexy, que causó furor entre el público femenino que ya estaba decidido a seguir a Julio allí a donde él las quisiera llevar. El Traje, el Amor Desperdiciado y su flamante Canción de Guerra dieron fin a la primera parte de su magnífica actuación.

El largo bis que nos ofreció Julio ayer en la Neu Club fue la confirmación de su perfecto manejo de lo que es la mezcla de sonidos y estilos en el mundo de la música, que comenzó con el rap histriónico titulado Kill The Mosquito, a la que siguieron canciones llenas de rock'n'roll y rhythm and blues de sus anteriores trabajos como Rey Mugre o Mejor Fuera, dejando para el final otra de las grandes canciones de su Herida Universal, Las Camareras, que hizo delirar a sus fans y que sirvió de broche de oro a su gran actuación.

Julio de la Rosa y su Herida Universal, pasaron ayer por Madrid como un huracán poético envuelto de buena música de fusión, a la que la acompañaron, grandes músicos sobre el escenario.

2 comentarios:

Luis Moral dijo...

Muy buen post. Me sorprendieron mucho La Familia, no los mencionaste....

Un saludo y enhorabuena!

Angel dijo...

Luis, no llegué a tiempo. Una lástima.

Un saludo y gracias.