Tiempo de comunicaciones rotas

Tiempo de comunicaciones rotas

jueves, 21 de abril de 2011

ÁNGEL SILVELO FINALISTA DEL II CONCURSO BÚCARO DE POESÍA Y MICRORRELATOS



El pasado domimgo 17 de abril, recibí este correo que me notificaba que había sido finalista del II Concurso Búcaro de Poesía y Microrrelatos con mi micro titulado El come-expedientes. Una gotita más para empaparme de estímulos creativos:



ESTIMADOS AMIGOS DE LA PALABRA CREATIVA:
NOS PONEMOS EN CONTACTO CON VOSOTROS, PARA INFORMAROS QUE LA ENTREGA DE PREMIOS DEL “II CONCURSO BUCARO DE POESIA Y MICRORRELATO”, SERA REALIZADA EL 22 DE MAYO A LAS 19H, EN LA SALA NOTA ROCK, SITA EN LA C/ REAL Nº 71, S. S. DE LOS REYES, (MADRID).

GANADORES
MODALIDAD POESIA:
1º Premio: Atrevete a soñar, Autor: Carmen Lafuerza
2º Premio: Dejé, Autor: Benito González
3º Premio: Quisiera ser agua, Autor: Aurora del valle

Finalistas: Saudade, Autor: José repiso
Como cada noche, Autor: José Antonio Rodriguez
Los andares de los ciegos. Autor: Eva Maria Juara
Vértigo, Autor: Dulce ramos

MODALIDAD MICRORRELATO:
1º Premio: Vida amorosa de una palabra, Autor: Daniel Sánchez
2º Premio: Predicción, Autor: David Moreno
3º Premio: Coma, Autor: Luisa Hurtado

Finalistas: El come-expedientes. Autor: Ángel Silvelo
Sombras, Autor: Isabel Fraile
Mi confidente...mi amigo, Autor: Isaura
Hoy no tenemos cole, Autor: Begoña González
La Trinchera, Autor: José Ignacio Señan
El Otro Gigante, Autor: Salvador Robles

Como hago siempre, os dejo el micro para que lo leais si os apetece:



EL COME EXPEDIENTES
Las denuncias van en globo y surcan campos repletos de presuntos malhechores que vendimian litigios, jueces y abogados. Hay que tener en cuenta que desde una cierta altura las cosas se ven diferentes, el mal es menos mal, y el bien apenas se aprecia. Con un simple golpe de teclado, comienzan a llover expedientes sobre la papelera de reciclaje con historias repletas de miserias humanas, hasta que un proyectil en forma de antivirus aparece por la parte derecha de la pantalla e impacta de pleno en mi come expedientes. El justiciero volador pierde altura, y yo intento salvarle, pulsando Esc para seguir bañando prados y huertos con todos los legajos que puedo. Cuando todo está perdido, oigo la puerta del despacho de mi jefe, y antes de que sea consciente de donde van a parar los recursos del juzgado, pulso Ctrl+Alt+Supr y abandono a mi destructor de denuncias voladoras.


Microrrelato de Ángel Silvelo Gabriel

No hay comentarios: