Tiempo de comunicaciones rotas

Tiempo de comunicaciones rotas

sábado, 17 de diciembre de 2011

DARDEM, INERTE: SINTETIZANDO EMOCIONES ÉPICAS.

Una de las cualidades de la música, es su capacidad para reivindicar su presencia en el mundo mediante sonidos que se transforman en imágenes, que como un desafío se nos presentan delante de nuestros ojos una y otra vez. Entonces, somos víctimas de alucinaciones, porque no sabemos si esas imágenes también invaden el territorio de los sueños o somos nosotros los que las trasladamos a nuestro universo onírico porque necesitamos de ellas, de su compañía y de su repetición, para conseguir que nos atrape el duende de la felicidad, porque como dice este grupo sevillano llamado Dardem “… Y las canciones… sueños son”. No en vano este nuevo álbum y segundo trabajo del grupo, comienza con el tema titulado Sueña, donde ya nos invitan a recorrer ese espacio donde cada uno puede refugiarse bajo las notas de las emociones épicas; y que en La Bendición se transforma en un canto de profundas raíces andaluzas, donde los ecos de Triana son más que evidentes, y en el que la fuerza sonora se da la mano con la certeza de los ritmos rock andalusí que nos dicen que ellos ya estuvieron allí, en el territorio de los atardeceres de color anaranjado.

Inerte tiene el poder de la dualidad, porque cada canción se nos presenta como un nuevo doblez en la faceta compositiva de este joven grupo, y así, la fuerza de unos temas, se vuelca en los medios tiempos arrolladores de otros, que no arrullan nuestros sentimientos en una cuna llena de buena música, y cuyo ejemplo más redondo es su canción La noche de San Juan, llamada a ser el buque insignia de este Inerte, quizá sea casualidad o no, pero fue uno de los temas escogidos por el dj de la Sala La Riviera en uno de los conciertos de Vetusta Morla como banda sonora musical de espera al inicio del show. Pues sin caer en la demagogia, por su letra y sus notas musicales transitan los mejores momentos épicos y de los otros que Dardem han plasmado en Inerte. La noche de San Juan es la típica canción que no te cansas de escuchar una y mil veces porque te atrapa hasta el infinito, a lo que sin duda ha contribuido la producción del dúo de moda en la música independiente española (Manuel Colmenero y Javibu Carretero), porque han sabido proporcionar a este grupo sevillano de una profundidad en su sonido que nos hace presentir lo mejor en sus conciertos en directo.

El Aspirante es un tema donde Dardem de nuevo juegan a llevarnos a lugares donde el rock contundente se manifiesta con total libertad, dejándonos marcas en el camino de unos teclados electrónicos que acompañan sin estridencias a las guitarras, que surgen como un rayo en medio de la tormenta en Para no volverte a ver para llevarnos de nuevo a ese epicismo electrónico y rock que también fusionan Dardem, porque ahí está la diferencia de este grupo sevillano, en la fusión de unos sonidos que los alejan de las típicas bandas independientes españolas, que normalmente han bebido de fuentes anglosajonas, y que en el caso de Dardem, se tornan en grupos de rock español como los anteriormente mencionados Triana o incluso Miguel Ríos, sin dejar de mencionar a los archiconocidos Héroes del Silencio en su vertiente más rock. Ese ritmo pausado unas veces y veloz otras, es la seña de identidad de esta nueva versión de lo que puede ser la música española realizada por jóvenes grupos como Dardem.

Gotas de lluvia es otro tema que poco a poco se erige en una muestra de la contundencia domesticada de Dardem, donde en cada nota nos recrea una atmósfera envolvente, que continúa en Aléjate, otra de las canciones que enganchan a nuestros sentidos, porque los sumergen en las neblinas que acaban acostándote bajo un lecho de hojas secas, mullido y seco. Ecos de sueños que navegan por los mares de aguas oscuras que nos invitan a sumergirnos en ellos a cada instante “entender que después de la noche hay día” para salir de ellos purificados en cuerpo y alma. Con TV Net, Dardem de nuevo reproduce los códigos donde se sintetizan las emociones épicas para darnos cuenta que de esa lucha también se puede salir indemne, y que nos lleva hasta Tus ojos, otro de los grandes temas de este Inerte, pues nos hace caer en esos medios tiempos ensoñadores, donde cualquier cosa puede suceder mientras lo escuchas, incluso aquello que un día habías soñado, “lo veo en tus ojos / no puedo cambiar / cuántas veces sucedió / y no puede ser quien diga no / sólo tú tienes la voz / si miro en tus ojos”. El tiempo del ladrón, Impulso y En la memoria son esa carga extra de adrenalina épica con la que Dardem nos recarga las venas de dosis sonoras que nos invitan de nuevo a viajar por esos espacios y lugares donde descubrimos cosas nuevas que nos gustan y que sintetizan grandes momentos sobre los que regresamos en cada sueño.

Reseña de Ángel Silvelo Gabriel.

No hay comentarios: