Tiempo de comunicaciones rotas

Tiempo de comunicaciones rotas

lunes, 4 de marzo de 2013

ÁNGEL SILVELO, SELECCIONADO EN EL I PREMIO EX-PRÉSATE DE LA EDITORIAL HIPÁLAGE

El fallo del I Premio Ex—présate convocado por la Editorial Hipálage se ha producido el 4 de marzo de 2013.

En primer lugar, hemos de decir que se han recibido 498 textos, de los cuales, en aras de poder publicar un libro interesante —que aporte novedad para el gremio editorial y librero—, han sido seleccionados 275 textos. El premio de 500 euros se ha otorgado exaequo a:

Lista de la compra”, de Raúl Clavero Blázquez.

“#140caracteres”, de Verónica Segoviano Marinas.

“¡Libérate hasta de ti!”, el libro que recopila los textos seleccionados, es un volumen de 21,5x15, 314 páginas, impreso y encuadernado en rústica como el resto de los libros de la Editorial Hipálage, y con ISBN: 978-84-96919-63-1. Se encuentra a la venta, bajo pedido, en las librerías de toda España y también on-line en el Sistema Readontime, en Amazon y en El Corte Inglés bajo demanda, entre otras librerías virtuales.

La cubierta del libro puede leerse en el siguiente enlace:


Por mi parte, expresar mi enhorabuena a los dos ganadores. Os dejo el micro que ha sido seleccionado en el concurso.

DESEOS
Los relatos en otoño se encuentran atrapados por los recuerdos del verano. Intentan poseer los últimos atardeceres plenos de luz y los felices momentos que engendran. Si nos parásemos a mirarlos, veríamos que se asemejan a las hojas que yacen en el suelo y que desprenden reflejos dorados cuando la última luz de la tarde trata de iluminarlas. No nos damos cuenta, pero sus destellos están llenos de sabiduría.


Los relatos en otoño buscan certezas en las que ampararse, y así, sentirse seguros ante la próxima ausencia de vida. Lo malo de encontrar es que hay que seguir buscando. Ellos lo saben muy bien, y por eso anidan en nuestros recuerdos y se nos acercan cuando creemos que ya no nos pertenecen. Vienen, se detienen y se van, dejándonos huérfanos de pasión.

Los relatos en otoño engendran encuentros huidizos y contactos aletargados. Dentro de ellos, nuestros deseos apenas se entrecruzan y huyen en busca de algo más verdadero y consistente. Se empeñan en apoderarse de nuestro recuerdo más íntimo y le acunan para que no se sienta solo y perdido.

Los relatos en otoño expresan deseos que se harán realidad, y aletean sobre nuestras vidas para decirnos: tú puedes hacerlo.

 Microrrelato de Ángel Silvelo Gabriel

1 comentario:

Ramón Zarragoitia dijo...

Ángel,

Se está convirtiendo en tópico eso de que te premien y yo entre a dejar un comentario de felicitación.

¡Enhorabuena! Y que vengan muchos más. Un fuerte abrazo.