Tiempo de comunicaciones rotas

Tiempo de comunicaciones rotas

viernes, 14 de octubre de 2016

IMPRESIONISTAS Y MODERNOS DE LA PHILLIPS COLLECTION EN EL CAIXAFORUM DE MADRID: LAS MÚLTIPLES PERCEPCIONES DE LA REALIDAD



El artista se diferencia del resto por su forma de mirar el mundo y la realidad que le rodea. Y no sólo por eso, sino también por la transformación que se produce en su interior y que le lleva a reinterpretar lo que sus sentidos le dictan. Así, arte y percepción se convierten en el vehículo conductor a través del cual los artistas, ya sean éstos plásticos o no, modelan el universo que les es proporcionado por la expresividad de sus sentidos en una suerte de transformación de la realidad. Si en vez de referirnos a un único autor, unimos a muchos de ellos, tendremos un caleidoscopio compuesto por las múltiples percepciones de la realidad. Eso es lo que podemos experimentar al visitar la Phillips Collection en el Caixa Forum de Madrid, donde la selección de obras que Duncan Philips inició a principios del siglo XX, le llevó a poseer una de las mejores colecciones de arte del mundo y a abrir el museo que lleva su nombre en la ciudad de Washington en 1921. Sin embargo, en su afán recopilatorio, no sólo precisó del dinero necesario para ir comprando los cuadros, sino que también contó con el don de la oportunidad y del gusto al ir adelantándose de una forma más que reveladora al devenir de las diferentes corrientes artísticas que van desde el siglo XIX hasta mediados del XX, con una sinergia de aciertos entre obra y artista dignas de mención y alabanza. Gracias a él y a esta exposición comisariada por la conservadora de la Phillips Collection, Susan Behrends Frank, podemos contemplar y admirar las diferentes formas que la realidad ha adoptado a lo largo del tiempo bajo la mirada de los artistas que la han reinterpretado. Así, no es lo mismo acercarse a las composiciones de Ingres o Cézanne que a las de Matisse o Picasso, sólo por poner un ejemplo. Estas diferencias, sin duda, van aparejadas también a los profundos cambios políticos y sociales experimentados por el mundo en apenas un centenar de años, lo que conllevó un cambio en las costumbres y en la forma de vida. No obstante, las convulsiones y diferencias de las obras pictóricas de los diferentes artistas, no se refieren sólo a las formas, sino también a los colores y a esa simplicidad compositiva que los artistas van experimentando ante la obra de arte, como si la naturaleza misma de la expresión no necesitara de más argumentos que de una composición binaria de colores o de una distorsión total de la imagen y el color, para de esa forma, obligarnos a reinterpretar la obra de arte más allá de sí misma, en una especie de plano intelectual o filosófico que sobrepasa los límites del propio lienzo. En este sentido, expresionistas, impresionistas, cubistas, artistas abstractos y modernos, sin olvidarnos de los paisajistas del siglo XIX, se van deconstruyendo unos a otros en una rueda que, como la vida, no se para, y nos demuestra las múltiples formas de expresión que caben en el mundo del arte, en el que sin duda, destaca sobre cualquier otra característica, la posibilidad de la contemplación por la contemplación, una magnífica herramienta con la que poder llegar a la belleza, y a partir de ahí, a la esencia de la verdad, como demiurgo de la génesis que mueve y sigue transformando el mundo.



La Phillips Collection en el Caixa Forum de Madrid es una magnífica oportunidad para enfrentarnos a esa posibilidad de contemplación, y a esa capacidad que todos tenemos de reinterpretar el mundo y a nosotros mismos a través del arte, porque quizá, no halla un empeño más loable y apasionado en nuestras vidas, que el hecho mismo de apartarnos del del día a día para volcarnos sin miedo en esa necesidad —demasiadas veces oculta— que todos tenemos de buscar y atrapar la belleza, tal y como expresaba el poeta romántico inglés John Keats en uno de sus poemas: «La belleza es verdad; la verdad, belleza. Todo eso y nada más habéis de saber en la Tierra».



Ángel Silvelo Gabriel

No hay comentarios: