Tiempo de comunicaciones rotas

Tiempo de comunicaciones rotas

jueves, 27 de mayo de 2010

LA MANERA DE RECOGERSE EL PELO: GENERACIÓN BLOGGER


Antes o después tenía que ocurrir, ya nos lo advertía hace tiempo Arcadi Espada en un artículo de El Cultural, llegará el día que un libro publicado en portales como Lulu.com sea un éxito de ventas o al menos tenga visibilidad en el mundo editorial. Y algo parece que está cambiando a tenor de la publicación de este libro de poesía La manera de recogerse el pelo: Generación Blogger con David González como maestro de ceremonias y la Editorial Bartleby como hada madrina de estas trece poetas, todas ellas mujeres, que desde muy diversos puntos de vista y desde la libertad de sus propios espacios de expresión en forma de blogs o revistas digitales inundan con imágenes y sentimientos cargados de libertades digitales las 320 páginas de este libro.
En él se cita a escritores o poetas, pero sobre todo a cantantes o grupos como Tom Waits, Placebo o Extremoduro, con el único límite de la capacidad de expresión de cada una de ellas. Donde, por ejemplo, Gloria Gil Romea expresa: "Devuélveme el golpe/ y déjame ir/ para volver/ con una venganza/ más atroz, más enamorada".; o a Lucía Fraga le lleva a decir: "Soy lo suficientemente ingenua para creer/ Que las camas sólo son para dormir,/ Pero también lo bastante zorra como para saber / Que no tienes sueño".
Sin duda, La manera de recogerse el pelo es una magnífica ocasión para comprobar que se cuece fuera de los límites del ambiente literario establecido, donde cada vez es más difícil encontrar ingenuidad, espontaneidad y sobre todo originalidad en estado puro, sin las cortapisas de las editoriales o los agentes; y de paso, nos sirve para comprobar que poco a poco se está abriendo camino un universo que no conoce fronteras como es internet, al que sólo hace falta alimentar de dotes creativas, corazón y entrañas, y a partir de ahí, ya se encargará esta caprichosa herramienta de dar vía libre a todas aquellas propuestas, que a unos y a otros, nos hierven dentro de la cabeza.

No hay comentarios: