Tiempo de comunicaciones rotas

Tiempo de comunicaciones rotas

sábado, 18 de septiembre de 2010

CHORROS DE ROCK'N'ROLL EN EL CONCIERTO DE SINIESTRO TOTAL EN LAS FIESTAS DE LA ELIPA 2010

Uno acudía al concierto, con la sana e inocente esperanza, de escuchar algunos temas de su nuevo trabajo Country & Western, y así, asistir en primicia al estreno mundial aunque fuese de una manera informal (pues imagino que la gira oficial se hará en invierno en salas, lejos de los recintos ferial de las ciudades y pueblos en fiestas que les han acompañado este verano) para poder trasladar las sensaciones que nos transmitieran estos viejos rockeros gallegos (aunque más bien cabría decir cáusticos vigueses de pura cepa, que no viene a ser lo mismo).

El repertorio musical de ayer, no varió mucho del que ya venían ofreciendo en esta su vuelta masiva a los escenarios, y que en el mes de junio, pudimos escuchar en la Fiestas Patronales de Tres Cantos, cuando nos acercamos al concierto que Second ofrecía también ese día en el mismo recinto ferial. Por lo que la actuación de Siniestro Total ayer en las Fiestas de la Elipa 2010, estuvo basada en la larga batería de éxitos que avalan su larga trayectoria musical. Canciones al más puro estilo del rock y del rock'n'roll de toda la vida, llegando alguna de ellas hasta en el ska, y que compartieron lugar con una gran multitud de jóvenes y no tan jóvenes (sobre todo había público masculino) que se hacían acompañar con muchos minis y petardos, dando al lugar una nota, que a nosotros nos recordó a los conciertos de antaño, como si nos hubiésemos trasladado en el túnel del tiempo pero para nuestro pesar con muchas canas y kilos de más.

Ese espejismo sonoro tuvo sus momentos más álgidos con temas como Miña terra galega, Bailaré sobre tu tumba (que el público coreó de principio a fin) ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos?... y cuando ya creíamos que no íbamos a ser agraciados con ninguno de su temas nuevos, Julián Hernández en el final de una de sus berborreas pseudoantisistema, vocalizó el título de una nueva canción ¿Sé?, pues no llegamos a distinguir el significado de sus palabras, y que viene a ser una prolongación del estilo de la música que los ha caracterizado desde sus comienzos en el año 1981.

Para finalizar, tocaron Ayatolah no me toques la pirola, y cuando ya creíamos que se iban, comenzó a sonar una música similar a la de los himnos revolucionarios rusos, y salieron al escenario con el puño en alto, desde donde esta vez sí definitivamente se despidieron.

No hay comentarios: