Tiempo de comunicaciones rotas

Tiempo de comunicaciones rotas

domingo, 5 de septiembre de 2010

CONOCERÁS AL HOMBRE DE TUS SUEÑOS: EL GENIO DA MUESTRAS DE CANSANCIO


En esta ocasión, el título de la película ya lleva implícito la idea que arrastra a los personajes de esta nueva entrega de Woody Allen, por lo que perseguir un sueño, se convierte en el único afán de unos personajes enredados por la insatisfacción de unas vidas incompletas, lo que sin duda viene a confirmar lo que hace poco declaraba el propio Woody Allen cuando decía que cumplir años no tiene ninguna ventaja, salvo que te haces más viejo y te acercas a tu propia muerte.


En esta película, y como no podría ser de otra manera, se encuentra el universo de Allen al completo, con una historia llena de engaños, intrigas y decepciones, que se van acumulando a lo largo del guión, y que esta vez, muchas de ellas quedan inconclusas o a la espera de que ocurra algo más, lo que sin duda es una muestra del cansancio del propio cineasta a la hora de abordar el guión y su desenlace, lo que no es de extrañar, pues no para de filmar y escribir.

Conocerás al hombre de tus sueños es otra película de su ciclo europeo, y tras pasar por Barcelona, Allen se traslada de nuevo a Londres como en Match Point, pero en esta ocasión, la fotografía se torna un tanto apagada y jugando con las tonalidades sepias, a lo que sin duda contribuye la luz especial y atenuada de la ciudad londinense, que apenas se deja entrever en la trama del film, salvo algunas escenas del Támesis sobre el lujoso apartamento de la novia-mujer de Anthony Hopkins.

De entre todos los actores, cabe destacar a Gemma Jones, que se convierte en el hilo de unión de todas las tramas a través de sus visitas a una vidente, donde Allen parece decirnos que nuestras vidas penden del caprichoso destino adivinatorio de una falsa vidente, como si nada pudiésemos hacer ante nuestros impulsos. El resto del reparto, cumple perfectamente con las expectativas de una nueva película de Allen, si bien, la actuación de Antonio Banderas parece casi anecdótica, y Naomi Watts en esta ocasión no luce tanto, a pesar de algunos primeros planos en los que Allen nos la muestra en su faceta más expresiva.


Buena música y una trama solvente aunque sin llegar a enganchar, esa es la tarjeta de visita de el último coletazo fílmico del genio Woody Allen, que quizá está empezando a dar muestras de un cansancio creativo, o simplemente sea el vaivén en el que siempre se ha ido moviendo su carrera cinematográfica. Pues eso, esperaremos a que en la siguiente nos toque la buena del bueno de Woody.

No hay comentarios: