Tiempo de comunicaciones rotas

Tiempo de comunicaciones rotas

lunes, 2 de septiembre de 2013

LOLA BUENDÍA LÓPEZ, DIRECTORA DE LA REVISTA TERRAL, EN EL DIARIO SUR DE MÁLAGA

Lola Buendía, nacida en Jaén y residente en Benalmádena. Maestra de profesión y licenciada en Filosofía y Letras en la Universidad de Granada. Su primera novela, Los Valles olvidados, mereció el accésit del XVIII Premio Anual de Literatura para Escritores Noveles, en 2008, convocado por la Diputación Provincial de Jaén. Comenzó a escribir hace relativamente poco tiempo; relatos cortos y cuentos, géneros en los que asegura encontrarse más cómoda. Ha colaborado en varias publicaciones, “calle del agua” revista de poesía y flamenco, y en la actualidad escribe relatos de viajes, en el periódico digital Belianís. Tiene otros libros publicados con otros autores: libros de relatos premiados en certámenes, El crack del 2009 de microrrelatos, y una Antología poética. Ha coordinado diversos talleres de relato, poesía y guión de cine en Benalmádena, y es miembro de la Asociación Cultural Felipe Orlando. El último proyecto en el que se encuentra embarcada es la revista digital Terral, que el pasado 25 de marzo presentó su segundo número, y de cuyo consejo de redacción forma parte. Sus palabras serán una magnifica aportación para los autores noveles.
 
Injusticia escolar
Canales de lágrimas manaban de los ojos del niño. Sus puños golpeaban el aire, ciegamente, en un intento de tocar carne. Un grupo de alumnos jaleaba la pelea tanteando sus apuestas. Escupían estruendosas risotadas y palabras hirientes, que iban a clavarse en el corazón del acomplejado escolar. Acudió el profesor, y los gallitos del corral plegaron espolones y se retiraron, marcha atrás.
¿Quién ha empezado, Juanito…Iván…? ¿No vais a contestar?... ¡Basta ya! ¡Ahora… os estrecháis la mano, y aquí no ha pasado nada…!
Esparcidos en el suelo, se veían los pedazos de cristal de las gafas de Iván, que de un puñetazo de Juanito habían aterrizado en las chinas del patio.  Iván no dejaba de mirar aquellos trozos que multiplicaban los dedos gordos y sucios de aquel monstruo del recreo. Humillando la cabeza, extendió su mano mientras aplastaba con el pie los vidrios hasta que no fueron sino polvo.
 
Microrrelato de Lola Buendía publicado en el Diario Sur de Málaga en su edición del 1 de septiembre de 2013.

No hay comentarios: