Tiempo de comunicaciones rotas

Tiempo de comunicaciones rotas

lunes, 12 de abril de 2010

LONELADY: NERVE UP


Si a alguien le quedaba alguna duda de la repercusión de la música de finales de los setenta y principios de los ochenta en las generaciones posteriores, y más concretamente, en la nueva generación de músicos y cantantes, ya las puede ir despejando cuando termine de escuchar esta pequeña joya musical de la música pop con mayúsculas, que es el primer larga duración de esta joven de Manchester que se hace llamar LoneLady.

Bajo unas prodigiosas bases rítmicas que igual te imploran la mayor de las reverencias al sonido Manchester de toda la vida, que aparecen acompañadas de guitarras que emiten un llanto musical a la vez quejumbroso y poético (baste como ejemplo el tema que abre el CD If Not Now) aparece la singular voz de Julie Campbell, para mostrarse firme en sus convicciones y exponernos con rotundidad cuáles son sus gustos musicales, que no son otros, que una refinada selección de los mejores sonidos pop posibles.


Su música ha sido tildada de "pop sexy y funk mezclado de post punk", pero es mucho más que todo eso. En el tema Inmaterial se muestra como una alumna aventaja de Ian McCullock y sus Echo & The Bunnymen con un pop descarado lleno de reminiscencias y sonidos del mejor pop anglosajón de todos los tiempos, por no entrar en ese pequeño tesoro musical que es Fear No More, donde una guitarra solitaria emite quejidos sonoros que nos trasladan a una oquedad con vistas al abismo, pero que nos tranquilzan al mostrarnos una emotividad llena de un oscurantismo poético acompañados de acordes de cuerdas insinuantes, lo que nos evoca los mejores sonidos de The Cure en sus toques guitarreros, pero sin su evanescencia.


Por otro lado, la semblanza de Ian Curtis y Joy Division (de la que se confiesa deudora)asoma sin dificultad en Intuition y no nos cuesta nada imitar los movimientos epiléticos de Curtis en el escenario, a los que le acompañan un timbre de voz a lo Laurie Anderson. Sin dejarnos en el tintero temazos tan potentes como Nerve Up (que da título álbum) y Marble que destilan una rara belleza, a la vez inhóspita y acogedora.

Sin duda, Nerve Up es una magnífica muestra de como convertir en virtud las influencias de parte de los mejores sonidos de la música de los ochenta y mezclarlos con un toque a la vez personal y lleno de brillantez.

No hay comentarios: