Tiempo de comunicaciones rotas

Tiempo de comunicaciones rotas

jueves, 21 de junio de 2012

ELIZABETH VON ARNIM, TODOS LOS PERROS DE MI VIDA: UNA AUTOBIOGRAFÍA MUY PERRUNA

Lo mejor que se puede decir de este libro, y no es poco, es que estamos ante un tratado (muy bien escrito) sobre la vida, lleno de ironía y preñado de una sencillez (a veces bucólica) que desemboca en una rápida lectura, pero que al final, te deja con ganas de más chicha. Sin embargo, ese sin duda fue el afán de la autora, pasar de puntillas por la biografía de los hombres que poblaron su vida, para centrarse en los numerosos y variados perros que la mayor parte de sus días la acompañaron y la hicieron feliz a lo largo de su existencia. Tanto es así, que desde el principio de esta autobiografía de ámbito perruno, la autora nos deja muy claro su predilección por los canes en detrimento de la raza humana. El afecto sin límites ni contrapartidas que un can es capaz de dar sin esperar nada a cambio, es para Elizabeth Von Arnim, suficiente muestra de generosidad, y sobre todo lealtad, para mostrarse firme en sus aseveraciones.

No es fácil acometer un proyecto tan vasto en el tiempo, pues para llevarlo a cabo, hacen falta muchas experiencias que relatar y otras tantas anécdotas que recoger en el devenir de los días, pero Elizabeth Von Arnim lo hace con maestría a la hora de plasmar sus días al lado de los catorce perros que salen retratados en el libro, y que después de leerlo, se nos antoja que su disfrute total está directamente relacionado con el amor que cada cual profese a los animales en general, y a los perros en particular, pues cuando las diferentes razas y comportamientos caninos son analizados con la profusión, el placer y el cariño con los que lo hace la autora, éste no deja de ser un ejercicio de expiación y de amor hacia los perros, que en este caso llevará a aquellos lectores que no lo profesen, a una merma en el interés de lo relatado con el paso de las páginas, a pesar de que la técnica con la que está contado sea exquisita, pero que no deja de decaer, pues por mucho que nos esforcemos, hay cosas que el ser humano no puede compartir con los animales y viceversa, aunque en dicha relación existan unos frondosos y benévolos lazos de afecto entre ellos.

Sin duda, esta autobiografía perruna titulada, Todos los perros de mi vida, es una magnífica lectura para el verano, sobre todo, si lo que uno busca es que aquello que lee no le deje huella, salvo que los perros sean una de las pasiones de tu vida.

Reseña de Ángel Silvelo Gabriel.

No hay comentarios: