Tiempo de comunicaciones rotas

Tiempo de comunicaciones rotas

jueves, 10 de octubre de 2013

ALICE MUNRO: LA DEMOLEDORA PRECISIÓN DEL RELATO CORTO SE ALZA CON EL PREMIO NOBEL DE LITERATURA 2013

La vida y la literatura están plagadas de casualidades, y ambas, poseen eso que denominamos como lagos interiores que en apariencia nadie ve, pero que sin duda existen. La necesidad última del ser humano por expresarse, le llevó (hace ya mucho tiempo) a una joven madre canadiense llamada Alice Munro, a refugiarse en la escritura, y lo hizo mientras sus hijas pequeñas dormían la siesta. El silencio y ese eco profundo de la conciencia que, cual duende no nos deja conciliar el sueño, hicieron su función de una forma sencilla y magistral, en la todavía joven e inexperta Alice. Seguidora de la mejor tradición de los escritores norteamericanos, ella supo conjugar su propio mundo a través de la demoledora precisión del relato corto caracterizado por la pasión del retrato psicológico de sus personajes, en lo que podríamos denominar como la aventura de los discursos interiores. Tanto es así que una buena parte de su producción transcurre en un condado que lleva su propio nombre, al mejor estilo de Faulkner.

A todo ello, cabría unir un grito de esperanza, que en su más cercana manifestación sonora dibujaríamos en el aire así: ¡por fin, cuentistas del mundo uníos, que de una vez por todas se ha abierto el camino hacia el gran público! (ojalá este deseo no caiga en saco roto). Pues sin duda, éste es uno de los puntos de luz a donde apuntan los poderes mediáticos con este tipo de premios: dar visibilidad a todo aquello a lo que se magnifica, como en este caso es el Premio Nobel de Literatura. Para todos aquellos que amamos la literatura, ya sea ésta en su expresión más amplia o más corta, no podemos obviar el valor de esta distinción como lo que es: una gran noticia, porque gracias a ella nos congratulamos con ese difícil universo de los deseos y las causas imposibles, pues hasta el momento nos parecía imposible que algo así ocurriera, pero gracias al caprichoso destino, ahora ya podemos conjugar sin miedo el binomio escritora-relato corto como una fórmula mágica donde los sueños una vez más se hacen realidad; realidad de la buena, podríamos añadir. Como muchos de nosotros sabemos, los relatos cortos son la máxima expresión de la precisión, donde sólo debe reinar la fibra y el músculo narrativo, desechando de él todo tipo de materia grasa o distracción. Además, no se me ocurre mejor ejercicio de lectura para la sociedad actual de las prisas y los agobios que disfrutar de la literatura en pequeñas e intensas dosis como las que se pueden degustar en un buen relato corto. Ya lo dice el refrán, lo breve, si bueno, dos veces bueno. 

Reseña de Ángel Silvelo Gabriel.

No hay comentarios: