Tiempo de comunicaciones rotas

Tiempo de comunicaciones rotas

jueves, 2 de abril de 2015

MARCO TULLIO GIORDANA, LA MEJOR JUVENTUD: LAS DOLIENTES COORDENADAS DEL PASO DEL TIEMPO


Quizá no haya una aventura más apasionante que la propia vida, pero también, quizá, no exista un empeño más duro que intentar retratarla. Eso es lo que hace Marco Tulli Giordana en La mejor juventud que, primero, como un ambicioso arquitecto, diseña las dolientes coordenadas del paso del tiempo, para después, cual experimentado escultor, cincelar en tres dimensiones aquello que adivinó en dos sobre el papel. Levantar la historia más reciente de Italia durante cuarenta años es un ejercicio que, por imposible, es más meritorio si cabe, y al que Giordana se ha entregado a lo largo de seis horas. La mejor juventud es el dibujo de la sociedad italiana a través de la vida de dos hermanos que toman diferentes caminos en la vida, cuando ambos, han contando con las mismas oportunidades. Secuencias de acción-reacción que se prolongan a lo largo del tiempo como un continuo cruce de caminos que nos va deparando latigazos y caricias que, poco a poco, se transforman en las múltiples capas de pinceladas que posee un cuadro y que determinan su resultado final. Colores de vidas que se van superponiendo y/o tapando en las cuatro generaciones de italianos que adivinamos en este film diseñado para la televisión (lo que no le impidió alzarse con el premio a la mejor película David de Donatello del año 2003). Ese es, sin duda, su mayor déficit, pues si hubiésemos podido disfrutar de esas otras escenas no tan pegadas al discurso fílmico de los capítulos de una serie de televisión, quizá, estaríamos hablando de una de esas grandes películas del cine italiano de todos los tiempos, a la altura, sin duda, de La familia de Ettore Scola. No obstante, este fresco de sensaciones, ideas y requiebros, nos dibuja en la cara esa media sonrisa que nos acompaña cada vez que somos conscientes que estamos asistiendo a esos testimonios de vida que merecen la pena ver, vivir y compartir.
 

Nicola, al final, ese el ojo elegido por el director como hilo conductor de esta intrahistoria italiana. Él, representa de una forma muy cercana y acertada, esa nueva visión de la vida italiana alejada de los estereotipos más sangrantes. Con una memorable templanza, Nicola va haciendo frente a las diversas adversidades que va encontrando en la vida, y lo hace desde la libertad que siempre ha querido para él y para los demás (acertadas escenas las de las despedidas en las puertas de las casas de su mujer Giulia y de su hermano Matteo). En este sentido, Nicola se erige en el perfecto ejemplo de la nueva Italia que hace frente a las viejas normas y costumbres de un país siempre apegado al costumbrismo y a la violencia soterrada. Él, sin duda, es un magnífico rayo de luz con el que Giordana nos proporciona un punto de vista distinto de aquello que presuponemos de una forma equivocada.
 

En cuanto al discurso fílmico de la película, la frialdad expositiva del inicio, en el que vamos asistiendo impertérritos a los diferentes sucesos que les van ocurriendo a los personajes, contrasta con la intensidad emocional de la segunda parte, donde los protagonistas se van enfrentado a las consecuencias de sus decisiones iniciales, y donde la vida, digamos, va ajustando cuentas a unos y a otros. Esa necesidad de libertad que la propia juventud lleva tatuada en su ADN, es la primera de las grandes ideas que nos muestra el director, a la que le siguen el primer amor de juventud y la primera lucha por unos ideales distintos que derriben lo establecido. Todo eso, en la segunda parte se torna en el retrato más cercano de la familia, en el que asistimos de una forma mucho más sensorial y desgarrada a las consecuencias de todo aquello que nos han ido contando. La vida es una secuencia de acciones (acertadas o erradas), parece advertirnos el director, y el resultado final de todas ellas es el punto final de nuestra existencia, y por supuesto, de la película.
 

El arranque de todo ello en La mejor juventud es un viaje al Cabo Norte en Noruega, y el the end de este travel, como no podría ser de otra manera, en una film que retrate el paso del tiempo, es de nuevo este mismo viaje por parte de un miembro de la misma familia pero de una generación posterior, cerrando Marco Tullio Giordana, de esa forma tan caprichosa, el círculo de un conjunto de existencias que, tercas, nunca quieren abandonar la senda preestablecida por el destino.
 

Ángel Silvelo Gabriel. 

No hay comentarios: