Tiempo de comunicaciones rotas

Tiempo de comunicaciones rotas

martes, 24 de mayo de 2011

LOS ÚLTIMOS BAÑISTAS Y SU HOMÓNIMO CD: CANCIONES SUMERGIDAS EN EL POP MÁS DESCARADAMENTE INDIE

Melodías del mejor pop indie español que se comportan como los reflejos del último sol de la tarde cuando buscan un pequeño lugar en nuestra piel, para más tarde adueñarse del brillo de nuestros ojos como las gotas de agua lo hacen sobre la piel de los últimos bañistas, así se comportan las canciones de este nuevo grupo murciano. Cargados de razones musicales más que de sobra para hacerse un sitio en el panorama musical español, nos presentan su nuevo cd denominado como el grupo, Los Últimos Bañistas, donde lo primero que nos sorprende es el cuidado tono general del mismo, con unas letras y unas melodías que siempre van de la mano, y que nos descubren sonidos del pop más descaradamente indie, para recordarnos una vez más que aquí también se puede hacer buena música. Un estilo musical que a veces bascula por la sonoridad de los Vetusta Morla (sobre todo en la segunda parte del disco) y que sobre todo al principio, muestra reflejos perdidos de los Stone Roses y su mejor sonido Manchester, al que Los Últimos Bañistas tratan con sumo gusto y delicadeza, para ofrecernos un resultado más que notable.


Nadia, la canción que abre el disco (y que sirve de carta de presentación al grupo), es un buen ejemplo de todo lo dicho. Un tema en el que ya somos conscientes desde el principio de la presencia vocal de Manu Gil, que se disfraza sin miedo con los acordes de las guitarras del resto del grupo. El Gran Apagón sigue incidiendo en esa frescura conceptual, a la que Los Últimos Bañistas añaden una carga de desesperanza entre melancólica y triste en la letra. El Centro deja ya los primeros ecos de unos teclados de fondo que les permiten atreverse a jugar con las resonancias más cercanas a la música anglosajona, y que se funden con Febrero en un magnífico ejemplo de traslación sonora, que en esta ocasión, se manifiesta con un tono más aguerrido en los registros vocales de Manu y en la forma de atacar la canción por parte de Álvaro Caballero (guitarra), Nando Besada (bajo) y Alex Dumdaca (batería y percusión) que la transforman en la pequeña joya del disco, porque en ella podemos encontrar todos los elementos necesarios que debe contener toda buena canción, sin duda, un tema a tener muy en cuenta, y en cuya parte final nos somete al arrebatador juicio de los recuerdos, y que con ¿Cuál es? ¿Lo Ves? dan por finalizada esta primera parte de las dos en que podemos dividir del disco, de una forma igualmente contundente, pues el tema se comporta como una grieta insondable en las cualidades sonoras de Los Últimos Bañistas.


Esto es Evolución es la primera balada del disco, a la que el grupo somete a un ritmo suave y acogedor, que nos recuerda muy mucho a esas sensaciones placenteras que nos producen las puestas de sol en el Mar Mediterráneo, cálidas, silenciosas y mágicas, que se tranforman en una vigorosa cadencia rítmica en Ánimo Perdedor, donde Los Últimos Bañistas van tras los pasos de Vetusta Morla a la hora no sólo de ejecutar la canción, sino en su parte más conceptual, con cortes de medio tiempo a lo largo del tema que les infieren características muy similares a las del grupo de Tres Cantos, pero siempre desde el particular modo ejecutor del grupo cartagenero, que se comporta como un muy digno seguidor de la estela más supersónica del indie español con mayúsculas. Un camino que siguen en Nuevos Tiempos, pero esta vez lo hacen cargados con toques dinámicos de pasión express: "bésame en el cuello hay poco tiempo, y hay tanta gente que no nos conoce", como paradigma de los nuevos tiempos, tan arebatadores como efímeros, que nos llevan a una parte final poseía de una magistral secuencia sonora repleta de melodías igualmente arrebatadorres, que suben y bajan cual ola naútica y que nos llevan hasta La Fuerza, bajo una eclosión de guitarras muy sonido Manchester que se paran y arrancan en las tinieblas del miedo y la indecisión para poco a poco desplazarse a esa majestuosidad rítmica tan característica de Los Últimos Bañistas, que descansa con su último tema Tan Lejos hasta Volver en forma de nueva balada acústica que nos trae recuerdos de otras épocas y grupos.


Los Últimos Bañistas y su homónimo cd, son sin duda una perfecta muestra de canciones sumergidas en el pop más descaradamente indie.


Reseña de Ángel Silvelo Gabriel

No hay comentarios: