Tiempo de comunicaciones rotas

Tiempo de comunicaciones rotas

martes, 1 de noviembre de 2011

LOUISIANA Y SU HOMÓNIMO CD: LA SENDA POR DONDE LA POESÍA SE DESLIZA SOBRE LA MÚSICA.

En los difíciles y sinuosos inicios de un artista, se esconden esos miedos que cualquiera tiene a mostrar una parte de sí mismo a los demás, y quizá esa sea la razón por la que Louisiana ha elegido el tema No hay valor para darse a conocer; y lo ha hecho bajo el signo de la tortuosa senda que nos conduce a unas canciones donde sus letras de príncipes y princesas o amores rotos en los reflejos perdidos de un espejo, se deslizan con total complicidad sobre una música que trata de llevarnos por conceptos rítmicos y sonoros cargados de una sencillez apabullante. Esa falta de complejidad, es la que nos hace sentir de cerca la desnudez de unos temas que a cada audición van ganando terreno hacia lo más íntimo y cercano. Fragilidad, ternura e inocencia, son conceptos que se apoderan de nuestros sentidos para desplazarnos por un plácido y enigmático viaje, donde la poesía se desliza sobre la música.

Este cd se puede escuchar de forma libre en www.virtualbum.es/louisiana y consta de siete canciones, que comienzan con ese No hay valor, que nos intenta despejar de la mente cualquier atisbo de miedo por parte de Ana Muñoz y Luis Cebrián, pues unas guitarras resueltas rompen el hielo de una canción que luego se vuelve más melódica para que la voz de Ana cobre protagonismo sobre unos ritmos que de nuevo nos recuerdan a La Buena Vida, como ejemplo de armonía y sensibilidad acústica. Cualidades que de una forma natural se desplazan hacia Feliz daño nuevo; un corte del disco en el que también se produce una resonancia multi instrumental que nos retrotrae a la magia de alguna de las composiciones de HATEM y en la que la voz de Ana vuelve a sobresalir en un registro muy limpio.

Con Circo, el cuento de la princesa y el guisante, viajamos hacia ese lugar donde se dan la mano los cuentos, las hadas y los destellos del xilófono, como enigmáticas estrellas que acompañan a los duendes, lo que permite a Louisiana, cargar sobre los ritmos pop más apabullantes, en los que las guitarras de nuevo cobran el protagonismo, convirtiendo a esta canción en un claro exponente de sonidos más cercanos al gran público, donde la magia de la letras y la sinfonía sonora marchan íntimamente unidos. Una compañía que se torna en su faceta más indie en Daddy, con claras reminiscencias a la música que busca sus señas de identidad en los lugares acústicos donde se refugian los cantautores. Y que en Reformulación de Daddy comienza con un solo de clarinete, como otra muestra del talento que persigue a Ana Muñoz, que se define como una vegetariana a la que le gustan las manzanas, y que en esta canción, vuelve a mostrarnos esa impetuosa necesidad de estar al mando de una historia rota, a la que Louisiana acompaña de ritmos cálidos y cercanos, que por momentos se vuelcan en el jazz más elegante que marcha pegado a la música pop. Ecos sonoros que al principio se vuelven más épicos en Sinestesias, pero que luego declinan hacia un lecho donde de nuevo la poesía se desliza sobre la música.

PRÓXIMOS CONCIERTOS
11 noviembre 2011, El Veintiuno, (Huesca)
17 noviembre 2011, Sala Costello, (Madrid)
18 noviembre 2011, Sala Soho, (Talavera de la Reina, Toledo)
25 noviembre 2011, Sala López, (Zaragoza). The Fractal Sound + LOUISANA
1 diciembre 2011, (Logroño)

Reseña de Ángel Silvelo Gabriel.

No hay comentarios: