Tiempo de comunicaciones rotas

Tiempo de comunicaciones rotas

lunes, 5 de julio de 2010

LA VIDA PRIVADA DE PIPPA LEE: UN FILM LITERARIO


A veces los creadores se empeñan en convertir sus obsesiones e inquietudes en un torrente de metaexpresiones artísticas. Veáse si no, como ejemplo de todo ello, esta película inicialmente concebida como obra literaria, y que tras su gran acogida por los lectores, hizo pensar a su autora Rebecca Miller (hija de Arthur Miller) en la posibilidad de llevarla a la gran pantalla.


A pesar de las negativas críticas que está recibiendo la película, La Vida Privada de Pippa Lee es un film sencillo, tenue y que entra por la retina sin apenas darnos cuenta. De ahí, que el error en su calificación, más allá de los gustos de cada uno, encuentre su punto de partida en todos aquellos que van al cine a ver otro tipo de películas y otra forma de hacer cine, y una vez sentados en la butaca muestran un nulo o escaso interés por la literatura y su expresión fílmica. Y todo esto, partiendo de la hipótesis que no es fácil adaptar con éxito una novela al cine, y además hacerlo, bajo un soporte intensamente literario, amén de que ambos proyectos hayan sido llevados a cabo por la misma persona que ha creado la historia. Aún así, es de agradecer que todavía haya creadores interesados en hacer un cine de autor, diferente, arriesgado y lleno de matices literarios.


Ejemplo de todo lo dicho, es el excelente resultado fílmico-narrativo a la hora de abordar los flashback. Rebecca lo hace de una forma tan sutil como original, en un imperceptible movimiento de cámara y planos con los que es capaz de trasladarnos del presente al pasado sin apenas darnos cuenta. Un giro muy literario y que consigue mantener el discurso narrativo con una sencillez aplastante y casi mágica.


La Vida Privada de Pippa Lee es el retrato autobiográfico de su protagonista (Pippa), interpretada por una excelente y maravillosa Robin Wright Penn, que cumple a las mil maravillas con el papel de protagonista y de sólido soporte de la historia, con una interpretación digna de resaltar, a la que sin duda ayuda su belleza serena, apenas imperceptible como su buen hacer de actriz, y que por momentos nos recuerda a la Lara de Doctor Zhivago.


La historia biográfica de Pippa Lee, no es únicamente una recreación artística de su directora, sino también el retrato de los múltiples rechazos que sufre su protagonista a lo largo de su vida (en este sentido hay que resaltar también la interpretación de su período de juventud por parte de Blake Lively). Un personaje que se nos antoja mágico, distinto y genial, lo que le conlleva grandes dosis de rechazo por parte de unas personas y una sociedad marcada por la mediocridad.
La Vida Privada de Pippa Lee es una película coral, que se beneficia de los diferentes matices interpretativos de los grandes autores que actúan en ella, a lo que hay que añadir una dirección tan sutil como original, que tiene la capacidad de retratarnos con maestría la vida de una persona diferente, pero que no tiene miedo a levantarse después de cada caída. En definitiva, estamos ante una película con una visión diferente del mundo y de los sentimientos, un contraste que al parecer sólo está al alcance del punto de vista femenino, y que como dice la protagonista: "me siento nueva, liberada y afrontando mi vida como si fuera el principio de todo".

No hay comentarios: