Tiempo de comunicaciones rotas

Tiempo de comunicaciones rotas

viernes, 7 de septiembre de 2012

SECOND EN LAS FIESTAS PATRONALES DE POZUELO DE ALARCÓN: UN CALEIDOSCOPIO DE BUENAS SENSACIONES

El directo es el punto fuerte de Los Cinco de Murcia, un argumento que comparten tanto el grupo como sus seguidores. De ahí que no sea extraño el empeño del grupo por regalar, a sus fans y al mundo de la música en general, un disco en directo en el que han quedado muy claras cuáles son las armas del quinteto de Murcia (“15” ES UN DISCO SOBERBIO). Por lo visto y oído ayer en el municipio de Pozuelo de Alarcón (muy cerca de Madrid) sólo nos queda corroborar ese argumento de una forma contundente. Cómo dicen en una de sus canciones: qué fácil la victoria, pues una vez más, ayer sobre el escenario hicieron fácil lo difícil, y convirtieron los aledaños de la plaza del Ayuntamiento de Pozuelo en un caleidoscopio de buenas sensaciones, donde lo visto y oído se comportaba como una máquina perfecta en la que cada nota escuchada y cada imagen observada eran insuperables, y si no era así, con la naturalidad y cercanía que le caracterizan a Sean Frutos, éste se dirigía al sexto Second (Raúl de Lara) para decirle que le subiera el volumen de su micro, tal y como le pedían las personas que estaban pegadas contra las vallas que protegían el escenario.
Apenas hubo pequeñas variaciones en el setlist que interpretaron ayer, si acaso, anotar Horas de humo o De Buenos Aires, como dos canciones que normalmente no suelen interpretar en sus actuaciones en directo, pero poco importaba, pues la genialidad de Sean, Jorge, Fran, Javi y Nando, es hacer único cada concierto, donde los matices de las canciones reverberan por encima de la rutina que nos aplasta, para hacernos navegar en las aguas de las nuevas sensaciones, como si aquello a lo que estamos asistiendo fuera la primera vez que lo vemos y lo oímos. Second son unos magos que nos hechizan en cada concierto más y más, dejándonos claro que detrás de cada una de sus canciones no hay trampa ni cartón, sino la experiencia de quince años de duro trabajo.
Esa perfecta sincronización en las canciones les hace estar sobre el escenario con una naturalidad a prueba de bombas, pues no podemos olvidar que ayer asistieron al concierto tras ocho horas de dura carretera desde Barbastro (Huesca) a Pozuelo de Alarcón (Madrid), y no por ello se les borró una amplia sonrisa de sus caras. Ayer nos quedó muy claro que ellos disfrutan de la música y de las canciones que componen, y eso se transmite a los demás sin falsas imposturas, porque Los Cinco de Murcia tienen esa extraña habilidad de hacerte sentir como si estuvieras en el salón de tu casa con tus mejores amigos. Esa fue la sensación que ayer generó un sonido limpio y majestuoso, que el día que los oídos del planeta indie español recaigan mayoritariamente sobre ellos, nos desposeerán del mágico halo que rodea a cada uno de sus conciertos. Grandes, mágicos, únicos…
El final del verano, que a veces nos hace decaer el ánimo, ayer nos alivió con una débil brisa que nos llevó de viaje por las canciones de Second, en una secuencia, que como una dulce nana, nos acunaba los sueños antes de volver a nuestra dura realidad. Sean anunció el final de gira (de “15” y Demasiado Soñadores) en Madrid el próximo 1 de diciembre en la Sala Ochoymedio (antigua But y mítico cajón de recuerdos sonoros de los últimos años ochenta) para a continuación ponerse a grabar un nuevo disco que nos dicen que verá la luz la próxima primavera. Y rodamos, rodamos… viene la estación de los delfines…

Reseña de Ángel Silvelo Gabriel.

No hay comentarios: