Tiempo de comunicaciones rotas

Tiempo de comunicaciones rotas

sábado, 10 de noviembre de 2012

ALFA: CONCIERTO PRESENTACIÓN "EL SEGUNDO OFICIO MÁS VIEJO DEL MUNDO"

ALFA, “EL SEGUNDO OFICIO MÁS VIEJO DEL MUNDO”
Fecha de publicación: 08/11/12
Fecha de presentación: 20/12/12 Moby Dick (Madrid)

Tan sólo han hecho falta doce meses para que Alfa, que publicaba su primer trabajo en solitario, al margen de Le Punk, hace un año, vuelva a la carretera con nuevo Ep. Bajo el nombre de “El Segundo Oficio Más Viejo Del Mundo” (Maral Producciones Musicales, 2012), se encuentran cinco canciones con la firma del respetado músico de la Alameda, que ha dejado atrás el sonido primitivo y acústico que desprendía “22 De Octubre”, para enchufarse a una banda. Lo acompañan en este nuevo viaje Dani Patillas de Le Punk, al bajo, el joven guitarrista Khoury, y Pax, batería de La Vacazul. “El Segundo Oficio Más Viejo Del Mundo”, disponible en establecimientos habituales y en www.maralpromusica.com, a partir del 8 de noviembre, se podrá conseguir también en la presentación oficial del trabajo que tendrá lugar en la sala Moby Dick, el próximo 20 de diciembre.

Jueves, 20 de diciembre
22:00 horas. Moby Dick (Avda. Brasil 5)
Entradas a la venta en: ticketea

ALFA: DEL PRINCIPIO AL FINAL
A veces es necesario remontarse a los albores del tiempo para poder entender lo que nos pasa hoy, y sólo quien lo haga podrá conocer el tan buscado verdadero nombre de las cosas. Alfa, inveterado y combativo guerrillero del rock ‘n’ roll, primero en las filas de Buenas Noches Rose y posteriormente en Le Punk, sólo por nombrar sus filiaciones más conocidas, ha hecho ese atávico viaje, y nos invita en un nuevo proyecto que lleva su nombre (no en solitario, pues le acompañan Dani Patillas de Le Punk, al bajo, el joven guitarrista Khoury, y Pax, batería de La Vacazul) a compartir su aprendizaje.

Su nombre es el principio de todo. La primera letra de todos los tiempos. Quizás por ello, seguramente inconsciente, en su anterior EP, “22 de octubre”, editado aproximadamente hace un año, tuvo que explorar las raíces más profundas de la música, el sonido más primitivo que pudo encontrar en el blues del Delta. “1432”, “Interludios” y “¿Por qué fumo tanto?” brillaron con luz propia, la luz tenebrosa que se cuela entre las aguas movedizas del pantano.

Suyo fue el cantar desnudo a la luna, el aullido que nos separó definitivamente de los animales en la noche de los tiempos y nos incitó a emprender un viaje que nos llevó a la ciudad. Alfa, repitiendo el mismo trayecto con nuestros ancestros miles de años atrás, bajó de la montaña y lo primero que se encontró fue con sus iguales. De ahí “El segundo oficio más antiguo del mundo”, nuevo título discográfico que nos trae. Sin necesidad de hacer piruetas efectistas pero vacías de contenido, se aleja de descripciones fáciles del lumpen para ser la voz de personajes rotos, solitarios, que añoran días pasados, siempre mejores al tibio deslumbrar de un quinqué en una cochambrosa habitación de hotel.

También se vislumbra un futuro acercamiento a Babylon, el mito de ciudad, y se le notan las ganas de volver a enchufarse al rock ‘n’ roll. Será en un nuevo trabajo, donde veremos que el camino habrá sido de ida y vuelta, y el círculo se habrá cerrado. De esa historia hablaremos más adelante.

Antes de emprender el viaje queda tiempo para “Las rosas de Caín”, una última mirada atrás, un blues sucio y abigarrado, protegido por un hammond setentero que clama a los espíritus de los cuatro puntos cardinales pidiendo la fuerza para lo que se avecina.

El alba aún no raya con “El camino de regreso a casa”, y la oscuridad se vuelve justo más fuerte momentos antes de amanecer. Son recuerdos de un tiempo mejor, que a buen recaudo volverá según reza su estribillo como una letanía. El héroe que cayó en la lona, aún tiene fuerzas para un asalto más.

De lo de ahora, “Después de la tormenta” es la canción más Le Punk, un medio tiempo nostálgio, reposado, como un maltés de 12 años, arreglado con un sitar que le ofrece un evocador refugio, mientras llegan días mejores, sin rencores.

Ya conocemos “¿Cuántos soñaron contigo?”, single de presentación, perfecta crónica de un personaje que lleva una guitarra a cuestas más tiempo del que consigue recordar, mientras el mundo sigue su camino impasible, sin para a pensar en aquellos que no siguieron -no pudieron o no quisieron-, sus pasos.

Y con “El amor era un boomerang” descendemos un último peldaño más a los infiernos, ése que habla de los olvidados, de los perdedores, de los supervivientes como él, que aún lamen sus heridas, esperando el tiempo justo para que cicatricen. Entre ellos aparece Alfa, un ancla para evitar que zozobren.

Alfa es el principio y el final, héroe anónimo para estos tiempos oscuros que nos está tocando vivir. Su disco “El segundo oficio más antiguo del mundo” nos hace sentirnos un poco menos solos, que con los tiempos que corren no está nada mal. Alfa ha tenido que matarse para poder renacer como el Fénix, no tuvo miedo para hacerlo, y ahora puede estar orgulloso del resultado.

Rubén, Club de Música.

No hay comentarios: