Tiempo de comunicaciones rotas

Tiempo de comunicaciones rotas

viernes, 16 de noviembre de 2012

VEREDICTO: CULPABLE

Mi vida es un laberinto sin solución. Desde que era pequeño, siempre me armé de triquiñuelas para salirme con la mía, hasta que un día mi madre me caló. Entonces cambié de estrategia, y para reafirmar mi oscuro talento, me matriculé en la Facultad de Derecho. Nadie entendía que ese fuera mi sueño, y ella enseguida me advirtió que esta profesión nada tenía que ver con un juego de disfraces, pues era lo más parecido a un yacimiento petrolífero sin recompensa. ¿Cuál es el veredicto, señoría?, y mientras esperaba la sentencia de mi último traspiés, miré la cara de la jueza, y por más que lo intenté, no pude reprimir ese gesto de niño travieso que tan buen efecto causaba en el salón de mi casa, pero que aquí, en la sala del juzgado, se esfumó sin dejar rastro cuando de la voz de mi madre salió la palabra culpable.

Microrrelato de Ángel Silvelo Gabriel

No hay comentarios: