Tiempo de comunicaciones rotas

Tiempo de comunicaciones rotas

miércoles, 19 de febrero de 2014

DALÍ VERSUS PICASSO: LOS FANTASMAS DE LA CREACIÓN


En Dalí versus Picasso asistimos al teatro más arrabaliano posible. Sus pulsiones, miedos y fantasmas deambulan por el escenario por boca de dos de los grandes genios del siglo XX español. Esa necesidad de ajustar cuentas con su memoria, con el tiempo y con la historia intrínseca-extrínseca de un país llamado España, se dan la mano sobre un escenario plagado de sombras: del macho cabrío Barrabal, de Dora, de Gala… voces, luces y sombras que se abatan sobre Dalí y Picasso para reconvertirlos en reflejos de sí mismos: Dalí en Picasso, Picasso en Dalí. En este sentido, Fernando Arrabal nos provoca una vez más con sus excesos; un torrente de ideas, imágenes y ecos a los que Pérez de la Fuente de nuevo da cuerpo matérico; unas formas tan tangibles, como lo son todos los elementos posibles existentes sobre el escenario, donde la palabra, también, una vez más, es el verdadero vehículo que transita por esta obra que representa como nadie los fantasmas de la creación a través de dos genios que se atraen y que, por tanto, se repelen. La teoría de los iconos en el mundo del arte se nos presenta como un flujo que deviene en torrente en forma de ideas y artilugios verbales de naturaleza surrealista que devienen en puro simbolismo, porque ¿qué es el teatro sino una carga constante de símbolos que, como en los sueños, se nos presenta sin avisar? Y ahí es donde se encuentra la fuerza de esta obra de teatro, en la avalancha creadora de los símbolos a la que asistimos impertérritos pero no exentos de dudas, y que quizá, hace más difícil su interpretación y una mayor empatía con el público que, en ocasiones, asiste atónito a esos golpes, duros, pero certeros, del Arrabal más fantasmagórico.
 

Además, Dalí y Picasso se enfrentan el veintinueve de marzo de mil novecientos treinta y siete, a ese otro gran fantasma del ideario colectivo español que es su última Guerra Civil, y lo hacen desde fuera, como el propio Arrabal, que acomete la concepción de la obra de teatro desde París. Ese París arrabaliano del exilio es el mismo de Dalí y Picasso, donde los ecos de la guerra se verbalizan en un tono elegiaco compositivo: monstruos y fantasmas caminando en pos de una verdad que no es la real sino la imaginada por ellos, y en la que a través de ella, también asistimos a la manipulación del mundo del arte por parte de la política, y así, por ejemplo, El hada de la electricidad pasa a ser el Guernica, el primer cuadro comprometido de un artista malagueño que se nos dice que nunca ha sido un provocador, salvo cuando ataca las pulsiones del bajo vientre de sus amantes a las que como ya sabemos, fagocita una tras de otra sin parar, como el macho cabrío arrabaliano que se nos aparece entre sombras, y que también nos recuerda que el canibalismo es nuestra historia. De todo ello, es fácil deducir que, las sombras de un país y de la mente de los creadores, están muy presentes en esta obra, donde el escenario está dispuesto como una gran caja abierta, jugando sus laterales como falsos reflejos de los miedos de dos artistas que se exponen sin pudor, y donde el sexo, se transforma en la pulsión necesaria del artista para dar una vía de escape a sus obsesiones. En el caso de Dalí mediante una inacción que solo es activa en sus sueños como mejor reflejo de que el casticismo es como un embalse que lo almacena todo; una teoría que en Picasso es contraria, pues el sexo es una acción que no se verbaliza, sino que atrapa y se posee y se pinta sin miedo a la exposición. En este sentido, Antonio Valero es un Picasso duro, cabezón y muy gestual, que se manifiesta sin miedos más allá de los puñales que le lanza una Dora Maar virtual, mientras que Roger Coma es un Dalí muy arrabaliano, poseído por un subconsciente arrebatador. Sin duda, Pérez de la Fuente acertó de pleno al elegir a Roger Coma, pues está fantástico, con un dicción con acento catalán soberbia y que enfatiza aún más los excesos del genio ampurdanés; una cualidad, la de la dicción, que también borda Antonio Valero que, en esta ocasión, da vida a un personaje menos histriónico, al que sin embargo, sabe darle grandes dosis de fuerza.
 

Pasión y provocación, historia y arte, civilización y canibalismo, en definitiva, Arrabal y Pérez de la Fuente como perfecta simbiosis del teatro en estado puro, pues todo junto es la mejor manera de representar a los fantasmas de la creación, esos que anidan dentro de cada uno de nosotros cuando soñamos, porque qué es Dalí versus Picasso sino puro sueño. 

 
Ángel Silvelo Gabriel.

No hay comentarios: