Tiempo de comunicaciones rotas

Tiempo de comunicaciones rotas

miércoles, 19 de junio de 2013

LA PALABRA Y EL TIEMPO II: LA POESÍA COMO FUENTE DE LA CULTURA POPULAR

La primera vez que escuché este CD, salté sin mucho esfuerzo hasta mi adolescencia, cuando en el colegio, mi profesor de literatura, nos ponía en un tocadiscos los poemas de Miguel Hernández o García Lorca cantados por Joan Manuel Serrat o José Luis Perales; un eco, el de los recuerdos, que a veces forja con hierro incandescente en nuestro subconsciente momentos eternos de nuestras vidas que creíamos olvidados. Como dice el propio Luis Alberto de Cuenca en la breve introducción del disco: “poesía y canción nacieron juntas en el albor del mundo”, a lo que podríamos añadir, que igualmente juntas navegan por nuestra memoria con el don de los buenos recuerdos; un territorio que como también nos apunta el poeta es un: “país de nunca jamás donde vivimos los poetas, hechos canción ahora nuevamente, reintegrados a la casa común donde siempre han vivido música y poesía”. A lo que cabría añadir que, en este caso, asistimos a la más pura manifestación de la poesía como fuente de la cultura popular, pues ésta en sí misma bebe y sacia su sed de su saber y sentir. La poesía es en sí misma las matemáticas de la literatura, que sólo las mentes más privilegiadas logran cultivar con la dignidad y el rango que tan noble arte se merece, pero que unida a la música, se hace sueño, pues la palabra deja de ser verbo para transformarse en algo más sutil y enigmático que es capaz de apoderarse de la vigilia de nuestros pensamientos. “Cantar es ser” nos apunta Rainer Maria Rilke en la continuación al prólogo del disco, y cantar bajo el signo de unos poemas es ser y poder ser, pues juntas materializan el más puro sentimiento del Hombre, pues dota de cuerpo a los sentimientos. Y no sólo eso, porque otro de los grandes aciertos del disco son las melodías elegidas para interpretar los poemas, pues lejos de alejarlos en la nebulosa de lo intangible, nos los acercan con ritmos perfectamente reconocibles y asumibles por cualquiera, pues todos esos sonidos forman parte de nuestra cultura popular más profunda; esa que vence al paso del tiempo y se comporta como vehículo de transmisión de un país, que año tras año y siglo tras siglo, va acumulando más sabiduría. España, país de grandes poetas y músicos, que en La palabra y el tiempo II podemos disfrutar, y no sólo eso, porque también, podemos auto complacernos con estas pequeñas dosis de autoestima de las que tanto estamos huérfanos últimamente, pues la cultura en sí misma es la mayor manifestación de lo que fuimos y lo que podemos ser, sin olvidarnos por ello, del infinito poder intrínseco que posee el ser humano a la hora de expresar sus sentimientos y la bondad y los pesares de la vida.

En definitiva, gracias a la perseverancia y amor por la cultura de Santiago Gómez Valverde, podemos disfrutar de la fusión entre música y poesía en un segunda edición de La palabra y el tiempo II, una propuesta musical y poética que convierte en canciones poemas universales escritos por autores insustituibles de la literatura universal hispana. El disco ha sido creado, musicado y dirigido por el propio Santiago y producido por Paco Ortega, con la participación activa de Juan Carlos Mestre y Luis Alberto de Cuenca. Los poetas musicados son, entre otros: Luis de Góngora, Lope de Vega, Gustavo Adolfo Bécquer, Juan Ramón Jiménez, Federico García Lorca, Pedro Salinas, Luis Alberto de Cuenca, Felipe Benítez Reyes, etc. En cuanto a los cantantes que pone voz a los poemas, podemos destacar a Paco Ortega, Pablo Guerrero y Valderrama, así como, Francisca Aguirre, Felipe Benítez Reyes, Eloy Sánchez Rosillo y Joaquín Pérez Azaústre, recitan sus propios versos.
Reseña de Ángel Silvelo Gabriel.

No hay comentarios: