Tiempo de comunicaciones rotas

Tiempo de comunicaciones rotas

jueves, 13 de junio de 2013

360º, JUEGO DE DESTINOS: ENREDADOS EN EL TIEMPO

Nos pasamos la vida intentando cerrar el círculo, en verdad, nuestro círculo, sin llegar a ser conscientes del motivo por el cual esa obsesión que nos persigue, nos obliga a hacerlo. Fernando Meirelles nos propone dar la vuelta completa al círculo y recorrer los 360º del perímetro de nuestras vidas con la intención de encontrar algunas respuestas, pero ¿de verdad existen como tales esas respuestas? En este sentido, la necesidad de romper el hilo argumental en varias historias, como mejor forma de mostrar el universo de las relaciones personales en las que nos movemos a modo de pequeños relatos cortos, se está convirtiendo en la excusa de algunos realizadores a la hora de probar con nuevas estructuras narrativas dentro del cine, sin que en la mayoría de los casos se acierte, pues como el cuento, este tipo de cine necesita de sus propias reglas para que acabe funcionando sino bien, al menos regular, y en el caso que nos atañe, Fernando Meirelles deambula en demasiadas ocasiones por el terreno de lo obvio para mostrarnos su teoría sobre lo caprichoso que es el destino que rige nuestras vidas (divida en pecados y tentaciones), como si todos fuésemos incapaces de mantener el timón en el rumbo adecuado sobre ellas. La novedad más llamativa es la elección de los escenarios, pues aquí nos movemos por Viena, Londres o Berlín (también el aeropuerto de Denver) con una soltura y una belleza únicas, pues resaltan en la mayoría de las ocasiones las grandes virtudes arquitectónicas y ambientales de estas tres grandes ciudades europeas; y en cuanto al elemento narrativo, las historias que se nos presentan más que cerrarse se superponen unas sobre otras, como si nunca pudieran llegar a cerrarse, pues tras de un plano se abre el siguiente cual puerta abierta hacia la inmensidad del mundo, lo que diluye la coraza narrativa de la película.

360º Juego de destinos también nos muestra que las estridencias que el paso del tiempo produce en nuestras vidas son más que evidentes. En este sentido, unas veces los amores de juventud se convierten en pesadillas en la madurez, y en otras, las opciones de llegar a dar un giro brusco y definitivo finalmente en nuestras vidas se aborta por la indecisión del otro. Todo, otra vez todo, parece regido por el azar más autoritario y caprichoso que delinea el destino de nuestra existencia. Sin duda, lo mejor del film son las interpretaciones de la mayoría de los actores, con un Anthony Hopkins brillante en su discurso y aparición en su corta historia, al que no desmerecen una inquietante y seductora Rachel Weisz o un indeciso Jude Law, a los que dan perfecta réplica los más desconocidos, como la joven eslovaca Lucía Siposová, la brasileña María Flor o Gabriela Marcinkova que interpreta el personaje más literario de todos, pues acompaña a su interpretación de un ejemplar de Ana Karenina mientras espera a su hermana en un banco del centro de Viena. Ella y su mirada inocente, cargada de ilusión, quedan muy bien representadas en el brillo de sus ojos, donde se refejan perfectamente las ilusiones que nos mueven a lo largo de la vida; una vida, donde los sueños, cada vez más, ocupan un menor espacio en ellas. Con crisis o sin ella, nuestro comportamiento es más bien lineal, y por supuesto cíclico, pues nadie más que nosotros, somos capaces de tropezar una y otra vez en la misma piedra. La única excusa válida en esta película es que los protagonistas de las historias lo hacen bajo el símbolo de la felicidad deseada, ese demiurgo que en nuestra niñez nos cuentan que de verdad existe, y que después, todos, nos pasamos el resto de nuestras vidas buscando en el lugar equivocado, porque tal y como nos muestra Fernando Meirelles en 360º Juego de destinos, nos encontramos enredados en el tiempo.
 
Reseña de Ángel Silvelo Gabriel

No hay comentarios: