Tiempo de comunicaciones rotas

Tiempo de comunicaciones rotas

miércoles, 14 de octubre de 2015

SAMANTA SCHWEBLIN, SIETE CASAS VACÍAS: EL PARAÍSO DE LOS UNIVERSOS CERRADOS

 
En ciertas ocasiones, la mente humana camina en paralelo a la realidad, en una especie de paraíso de los universos cerrados que nos aleja de ese otro mundo en el que los demás corren y vuelan sin saber muy bien por qué ni a dónde. Existe la posibilidad de regresar al punto de partida, a partir del cual todo nos empezó a resultar distinto, por lo que tenía de auténtico y único. Sin embargo, esa opción no existe en Siete casas vacías, pues Samanta Schweblin se empeña una y otra vez en llevarnos de visita por los huecos de las casas donde solo caben los fantasmas o ese parte del alma que se desmarcó de una forma muy juiciosa de la parte racional de nuestro cuerpo. Esta recopilación de relatos es un conjunto de miradas que se pierden tras la cortina de un cristal, adornado de múltiples gotas de agua, que hacen las veces de cortinilla entre realidad y ficción. Esas gotas, con las que se distorsiona la luz del sol, son las que la autora argentina nos muestra en estos seis relatos cortos y una nouvelle que se disfraza de relato sin llegar a serlo. En ese universo literario de soledades y silencios, y espacio geográfico de casas vacías, hay una trágico desdén a la hora de replantearse ese sentimiento de culpa que hizo sentir, a cada uno de los protagonistas de los relatos, la necesidad de huir de sí mismos y, de esa forma, no tener que afrontar la transmisión de sus miedos más allá de la línea del horizonte, en este caso, reconvertido en una imaginaria línea de la esperanza. Algo, a lo que sin duda, contribuye su economía verbal y la ausencia de adjetivos que convierten a la prosa de Schweblin en pragmática, como buena parte de sus personajes, perdidos en sus propios ditirambos.
 

Sin duda, esa mirada que tiene Schweblin sobre el mundo, es la que hace de su universo literario un espacio propio, pues con sus palabras traza las líneas de una frontera de ficción que solo le pertenece a ella. Una buena prueba de esta afirmación es el primer relato del libro, Nada de todo esto, donde una madre y una hija deambulan perdidas por viviendas ajenas, hasta llegar a la conclusión de que los paraísos perdidos tienen forma de azucarera. Aquí ya nos queda claro que Samanta Schweblin domina la tensión de la narración corta sustentándose en la economía verbal de la información. Algo parecido ocurre en Mis padres y mis hijos, donde partiendo de una situación absurda somos capaces de adivinar ese otro mundo, ese otro universo que se esconde tras la más abyecta realidad; buen ejercicio de estilo y psicológico sobre las verdaderas razones de una decisión equivocada.

 
En Pasa siempre en esta casa, asistimos a ese juego de fantasmas en el que en ocasiones se convierten la confrontación de los personajes de Schweblin, donde la realidad no es sino el reflejo de un espejo que nos engaña constantemente. Perfecto y sintético relato en el que comprobamos el gran manejo de la tensión narrativa con giro final incluido. Algo semejante ocurre en La respiración cavernaria, nouvelle revestida de relato, en el que la autora necesita de una mayor extensión para retratar y dibujar, magistralmente, la mente de su protagonista. Relato asfixiante e hipnótico que crea y se recrea con gran resonancia, por parte de Schweblin, esa atmósfera que nos envuelve durante todo el relato. Aquí, las líneas de la realidad y la ficción se entrecruzan y se difuminan de una forma caprichosa que no lo será tanto al final. A La respiración cavernaria le podríamos denominar como el gran ejercicio de estilo de esta colección de relatos con la que Samanta Schweblin ganó el Premio Internacional de Narrativa Breve Ribera del Duero.

 
En Cuarenta centímetros cuadrados asistimos a un nuevo ejercicio de huida retratada en forma de búsqueda de una caja de aspirinas. La indagación del pasado, y de esos lugares comunes donde poder volver a encontrarnos seguros, llevan a la protagonista del relato a ese espacio donde nunca pensó que acabaría llegando. Y todo ello contado de una forma breve y concisa, al mejor estilo de las escuelas del relato breve (solo músculo, recuerden, nada de grasa). En Un hombre sin suerte, quizá, el mejor relato de todos, Schweblin nos somete a la tensión de una trama, pura en lo trágico y mágica en lo inocente, entre una niña pequeña y un pederasta. De una forma asombrosa, la narradora nos va situando en diferentes posiciones respecto de los personajes, todas ellas intrigantes, todas ellas necesarias, a la hora de plantear y resolver una situación muy peliaguda, donde incluso, su título es pura ironía. Y para finalizar, Salir, otra vuelta de tuerca a ese universo de situaciones cotidianas que devienen en únicas. En esta ocasión, una toalla es la barrera entre realidad y ficción y el escudo con el que nos protegemos de nuestra propia libertad. Una libertad que no le falta a esta narradora a la que le cuesta unir sus palabras, aunque no lo parezca tras leer esta recopilación de paraísos y de universos perdidos titulada, Siete casas vacías.

 
Ángel Silvelo Gabriel.

No hay comentarios: