Tiempo de comunicaciones rotas

Tiempo de comunicaciones rotas

lunes, 7 de abril de 2014

BLENDA, MI OTRO TÚ: LOS MEJORES REFLEJOS DE LA INTIMIDAD


Blenda profundiza en las grietas de la introspección con la batuta de las cadencias cortas, solo atajadas por unas melodías ancladas en esa suave intimidad que no precisa de otras armas que los medios tiempos teñidos de un pop cercano. Así, la melancolía de Tu mirar azul nos hace regresar a esas últimas tardes de verano donde la encrucijada de las miradas perdidas rebotan en nuestros sentimientos sin saber qué decir. Esa cercanía tan sentida es la que se realza en este nuevo EP de Blenda: Laura Casas (voz) y Marc Mateo (guitarra), un dúo que se complementa a la perfección en la sombra de las melodías que proyectan ese último suspiro de vida que significan las pérdidas y la  irrenunciable necesidad de reivindicarse a uno mismo: "noches para olvidarme del día.. días para que llegue la noche para ser yo.", que impregnan las notas y la letra de Cuentos de día, una perfecta fusión de esa necesaria batalla que le presentamos a los contratiempos.
 

Si escucho tu voz se torna en una especie de grito de dolor, solo matizado por el eco de las olas de los recuerdos que regresan una y otra vez sobre nuestros pensamientos: "si escucho tu voz, si escucho tu voz..", y que devienen en notas más oscuras, sin duda, cercanas a algunas canciones de Amaral en Materia común. Aquí Laura Casas se impregna de los matices vocales de Eva Amaral, y no solo eso, porque de paso nos demuestra las dotes de su voz sin fisuras en este enérgico medio tiempo que se alza sobre las sombras de las dudas para resurgir como un perfecto amanecer pleno de matices que nos hacen sentir bien: "los sueños rotos, dónde, dónde irán."; perfecta sincronía de música y voz con una letra que no nos deja indiferentes. Un perfecto compañero de viaje hasta No-vida, una nueva demostración de esa querencia a un matiz más maduro de sus composiciones que en este caso nos recuerdan a Miranda Warning, donde la magnífica voz de Lucía Martínez se desplaza y se proyecta con luz, mucha luz, sobre las notas de este tema que de nuevo nos muestra los mejores acordes de Blenda: "entre siempre y jamás vaga un largo etcétera... soledad que busca tu lugar". Perfecto ensimismamiento musical sobre las corrientes de un río que se transforma en océano, pues acaba desembocando en un sinfín de matices que se comportan como los mejores reflejos de la intimidad, la de Blenda y Mi otro tú.

 
Ángel Silvelo Gabriel. 

No hay comentarios: