Tiempo de comunicaciones rotas

Tiempo de comunicaciones rotas

miércoles, 15 de octubre de 2014

"LOS ÚLTIMOS PASOS DE JOHN KEATS" VISTOS POR EL PROFESOR, POETA Y TRADUCTOR DE LA OBRA DEL POETA INGLÉS EN ESPAÑA, ALEJANDRO VALERO FERNÁNDEZ

Estas son ,quizá, las palabras más certeras y acertadas sobre el significado final de mi novela. No en vano, Alejandro Valero Fernández, aparte de profesor y poeta, es uno de los traductores de la obra de John Keats en España, y además, de quien yo extraje el pensamiento trascendente del poeta a la hora de crear esta parte del personaje a través de la introducción del maravilloso libro titulado, John Keats, Odas y sonetos, traducción, introducción y notas de Alejandro Valero, (Orbis-Fabbri, 1995), toda una lección doctoral sobre la obra del poeta y su pensamiento. Una guía que a mí me ayudó mucho a la hora de comprender el sentido final de la poesía de Keats y de su alcance, pues más allá del poeta de la melancolía inalcanzable, es el poeta de la poesía trascendente. Y para darnos cuenta de ello, solo hace falta leer sus famosas odas.
 
Estas son sus palabras acerca de la lectura de la novela: 
 
"Me parece muy acertada la forma de incluir la narración dentro de un diario íntimo en primera persona sobre los sentimientos y las ideas del poeta. Keats repasa su vida y sus relaciones a la vez que explica su ideario poético, y todo de una forma tan personal y tan profunda que llega a calar en la sensibilidad del lector, que comprende perfectamente toda la complejidad personal y poética del protagonista.
 
En concreto, has descrito con mucho vigor la principal fuerza vital del poeta, que se concentra en su deseo de ser poeta por encima de todo, de vivir en la poesía y de sobrevivir en el recuerdo con sus versos eternos. También veo muy bien descrita su contradicción entre la realidad y el deseo, como en tantos otros poetas, pero en Keats sobresale su reconocimiento de la cruel realidad, aunque para él la realidad se confunde con la metafísica, porque quiere conocerla a fondo, más allá de sus apariencias.
 
Y en el fondo, destaca su trágico amor por Fanny, que sin embargo él sabe encauzar para que le dé fuerzas en sus últimos meses de vida. Esto y su renuncia razonada a ese amor por causa de su enfermedad demuestran que Keats no era un romántico sensiblero, sino una persona muy madura que llevó el romanticismo a una gran altura humana, que lo convierte en un clásico como Shakespeare".
 
Alejandro Valero Fernández
 
Por otra parte, Alejandro Valero será uno de los ponentes el próximo lunes 23 de febrero de 2015, cuando la editorial Playa de Ákaba, yo mismo y el Museo del Romanticismo de Madrid, llevemos acabo unas conferencias que abarcarán parte del movimiento romántico ingles y la obra de Keats, con motivo del 194 aniversario de la muerte del poeta, y que se llevarán a cabo en el salón de actos de dicho museo de 7 a 9 de la tarde.

1 comentario:

Alejandro Valero dijo...

Gracias, Ángel, por compartir mi visión del poeta John Keats, que con tanto acierto has vuelto a dar vida (y muerte) en tu estupenda novela. Vale mucho la pena recuperar la poesía y la vida de quien nos enseñó a valorar la intrínseca contradicción humana entre lo que deseamos y lo que conseguimos. Ahí queda su obra, que podemos volver a disfrutar con tu encomiable esfuerzo por recuperarla. Un saludo.