Tiempo de comunicaciones rotas

Tiempo de comunicaciones rotas

martes, 7 de octubre de 2014

"SEXUALMENTE HABLANDO" EN EL PEQUEÑO TEATRO GRAN VÍA

Dos seres perdidos se encuentran por azar en la habitación de un hotel con una cama y una soga...
Una comedia fresca, romántica y sensual sobre la soledad, el deseo, la desesperación, el encuentro, la madurez, la sinceridad, la pasión... personajes muy enloquecidos que llegan a la risa y al llanto en poco tiempo.
 
2º premio Certamen Internacional de Teatro Ciudad de Requena
 
Escrita por Santiago Serrano, dirigida por Pape Pérez e interpretada por Imán Velasco (Luisa), Pape Pérez (Mario), Cecilia Sarli(Malena)y Antonio M.M (Cover de Mario). Es una comedia fresca, romántica y sensual sobre la soledad, el deseo, la desesperación, el encuentro, la pasión, la madurez… Sexualmente hablando, una obra ganadora del 2º premio del Certamen Internacional de Teatro Ciudad de Requena.


Sinopsis
 
Luisa, una mujer de 45 años está a punto de cometer una locura por despecho al plantón que le ha dado su amante. Está dispuesta a acabar con su vida colgándose de la lámpara de un hotel. Pero antes de saltar para ahorcarse decide asegurarse de no haber recibido mensaje alguno llamando a recepción.
Su estado ansioso crispa al telefonista, Mario, que decide subir personalmente a darle sus quejas por el trato vejatorio recibido. Mario, 55 años, descubre la intención de Luisa y decide no abandonarla pues no desea una mancha en su expediente laboral de tal calibre.
Por otro lado, Malena, la gobernanta del hotel siente algo especial por Mario y le busca extrañada pues ha desaparecido de su puesto de trabajo sin despedirse de ella. Luisa, experta en artes amatorias, pone al día rápidamente a Malena en el arte de la seducción.
Tres personas maduras, aparentemente dispares,
- Luisa, es una mujer sexualmente liberada, actriz/cantante, para ella el amor es su capacidad de despertar deseo sexual en los hombres. Se niega a aceptar su edad, por lo que sólo busca amantes jóvenes.
- Mario, es viudo y vive sólo del recuerdo de quién compartió su vida. Nunca despertó grandes pasiones, por lo que cree que la pasión no fué concebida para su persona. Vive entregado a su profesión, a las buenas formas y al protocolo, sin darse oportunidad de salir de esa monotonía.
- Malena, una mujer que se muere por sentir el deseo y la pasión en su cuerpo, pero no se atreve a pedírselo a nadie.
Vidas a las que el deseo y la pasión parecen haber pasado de largo, se encuentran y se confiesan mutuamente. Esta confianza espontánea será una esperanza que les abra una puerta hacia un nuevo y excitante horizonte que les motivará para seguir deseando sentirse muy vivos.
A nadie deja indiferente... 

No hay comentarios: