Tiempo de comunicaciones rotas

Tiempo de comunicaciones rotas

martes, 4 de marzo de 2014

NOVEDADES CARMINHA, JUVENTUD INFINITA: UNA SECUENCIA DE CANCIONES PENSADAS PARA UNA FIESTA PERPETUA


Descarados y directos como solo se puede ser en la plenitud de una juventud que, el grupo gallego, por no disimular, no disimula ni en el título de su nuevo álbum, pues Novedades Carminha nos arrolla con sonidos, tan frescos como contundentes, en este Juventud infinita, donde asistimos sin apenas tiempo para recomponernos, a diez más uno pildorazos de ritmo y diversión, que a buen seguro harán disfrutar a todos aquellos que los escuchen. Una mezcla abrasiva de punk, rock’n’roll, pop y música de garaje se dan la mano sin espacio para otra cosa que no sea el resuello incandescente de sus canciones. Melodías intensas de letras provocativas y duración limitada, como solo admite una irreverencia juvenil todavía exenta de complejos. Esa libertad, compositiva y gestual, existente en las canciones de Novedades Carminha nos hace disfrutar de lejanos recuerdos de la ría de Vigo, cuando asistíamos a las demoledoras narraciones acústicas de grupos como Siniestro Total cuando Germán Coppini era el cantante de la formación.

Si todavía no nos había quedado claro su irreverencia postural, el disco se abre con un estribillo que ya causa furor en las redes sociales a modo de grito de guerra para el próximo verano: "o follamos todos o me tiro al río. Dónde están mis amigas si las necesito", en algo así como lo más parecido a un desgarrador grito de incontinencia verbal que no admite dobles interpretaciones, pues es lo que es, demoledor y suicida a partes iguales. Así comienza Juventud infinita primer tema del disco que también sirve para darle nombre a este disco, y que desde sus notas iniciales ya nos incita a saltar y brincar en una secuencia de canciones pensadas para una fiesta perpetua, como ese grito de juventud infinita que remata el tema. Ironías que continúan en Quiero verte bailar, con un pegadizo: Oh mami... Quiero verte bailar" con claros matices de pop de garaje al que podríamos tildar de playero. Una fórmula magistral que nos proporcionan Novedades Carminha con acento de morriña en Antigua pero moderna, donde las guitarras se auxilian de tonos más melancólicos años sesenta. Una pócima que se vuelve más rebelde en Devórame otra vez; un tema muy de los grupos más oscuros de la famosa movida patria de los ochenta, en el que casi podemos ver a un jovencísimo Eduardo Benavente pegado al micrófono.

Irreverencia intercultural que se despliega en Et moi, et moi, et moi, con letra en francés y ritmos guitarreros en inglés, en una exquisita combinación de texturas musicales de otra época perfectamente reinterpretadas. Una alternativa musical que se corrobora con Vaquilla donde los ecos de bandas españolas de los sesenta y setenta se abrazan sin miedo a Novedades Carminha en un cóctel nada agresivo y sí muy agradable, como si tras finalizar una fiesta comenzara otra de nuevo. Lo que de nuevo ocurre en Tú antes molabas, una canción en la que vemos resucitar a Los Pistones en su versión más cercana a The Clash, portentosa, enérgica a la vez que mágica y redentora, y que en Capricho de Santiago asistimos a una nueva vuelta de tuerca en su postura ante el descaro más vital: "mami, mami. Me duele el pecho. Yo qué te he hecho. Déjame es un mal trago". Zarpazo musical que nos devuelve a los ritmos más Novedades Carminha en Non quito o chándal, tema cantado en gallego y que le da un toque más étnico a su forma de reinterpretar ritmos de garaje que en sus manos nos suenan muy frescos, como frescas y playeras son las notas de Fiesta tropical, una nueva ola musical y gigantesca a la que subirse: "nadie te morrea como te morreo yo". Y si todavía alguien no ha tenido bastante que no desespere, pues aún le queda Apriétame más. Eso, ¿alguien da más?

Ángel Silvelo Gabriel. 

No hay comentarios: